A mediados de noviembre se detectaron varios robos en almacenes agrícolas y casetas de riego de la zona del Baix Segre y algunos agricultores que llegaron a ver el vehículo de los posibles ladrones, coincidían con los datos que daban de la matrícula y descripción de los ocupantes de una furgoneta.

Según las denuncias, todos los casos se producían de una manera muy similar: los ladrones rompían puertas y cerraduras de las edificaciones para sustraer herramientas agrícolas, baterías y también hierros.

Mientras los investigadores trabajaban en la identificación de los autores de los robos, el 15 de noviembre una de las patrullas que efectuaba los controles planificados dentro del plan de acción Mundo Rural, cerca de un centro de recogida en un polígono industrial de Torrefarrera, vio la furgoneta sospechosa cargada de material robado en Aitona con tres ocupantes.

Como los tres ocupantes de la furgoneta no pudieron justificar la procedencia de los objetos que iban a vender, los agentes

los identificaron y, en sospecha de que fuera el material procedente de los robos en las casetas de riego de la zona del Baix Segre, decomisaron todo de manera preventiva.

Los Mosos d'Esquadra constataron que el material decomisado correspondía al material sustraído en dos robos en Aitona y otros dos en Seròs, devolvieron las piezas a los propietarios y este lunes detuvieron a dos de los presuntos ladrones, mientras que el tercero no ha sido localizado.

Consulta aquí más noticias de Lleida.