Según ha indicado la institución humanitaria en una nota, esta iniciativa -financiada por la Consejería de Políticas Sociales e Igualdad a través de fondos consignados del 0,7 por ciento de la casilla de Actividades de Interés Social del impuesto de la renta (IRPF)-, incluye labores de acompañamiento y de seguimiento del tratamiento médico en el propio hogar de la persona afectada.

Igualmente, incluye visitas al centro de salud, la asistencia a terapias sociosanitarias -se han registrado 230 acompañamientos a consultas a lo largo del año- y la participación en actividades sociales y deportivas, además de ofrecer intervención psicológica, información y asesoramiento sobre VIH tanto a los afectados como a su entorno más próximo y la orientación y el apoyo en materia ocupacional y educativa necesarios para normalizar la vida de estas personas.

La entidad atiende mensualmente a través de este proyecto a una media de 30 personas, con un perfil marcado por la escasa formación académica, nivel económico bajo y una red familiar y social frágil.

El VIH continúa siendo un problema de salud mundial. Pese a que se han producido importantes avances en la prevención, detección y tratamiento del VIH, según datos de Onusida en 2017 en torno a unas 150.000 personas vivían con VIH en España y se produjeron 4.100 nuevas infecciones.

Desde el inicio del sida en España se han notificado un total de 86.663 casos. Tras alcanzar su punto álgido a mediados de la década de los 90, el número de casos notificados ha experimentado un descenso progresivo desde 1996 hasta 2017.

A pesar de los logros alcanzados, aún quedan retos pendientes. Uno de ellos es reforzar la prevención para evitar nuevas infecciones, así como conseguir realizar una detección precoz cuando se produzcan. Según el registro nacional de casos de sida en España, el 46 por ciento de los nuevos diagnósticos que se produjeron en 2016, presentaron un diagnóstico tardío. Durante el periodo 2009-2016 las cifras de diagnóstico tardío no han disminuido ni globalmente ni según modo de transmisión.

Por estos motivos, Cruz Roja Española y Cruz Roja Juventud ponen en marcha estos días -en el marco de la conmemoración el próximo 1 de diciembre del Día Mundial de la Lucha contra el sida- la campaña 'Ante el VIH, escoge tus mejores cartas', con la que se pretende incidir en la importancia de la prevención y la detección precoz para minimizar el impacto del VIH o sida entre la población.

Además, se persigue sensibilizar y promover cambios en actitudes y comportamientos relacionados con el estigma y la discriminación hacia las personas que viven con VIH o sida.

RECORRIDO DE LA CAMPAÑA

El voluntariado de la institución humanitaria llevará dicha campaña estos días a distintos espacios universitarios de la ciudad: así, este miércoles ha visitado la Facultad de Ciencias de la Educación y el próximo 4 de diciembre estará en el Campus Universitario de Rabanales y en la Facultad de Derecho.

Si bien según datos de la encuesta de actitudes y creencias de Seisida -recogidos en el Informe de evaluación del Plan multisectorial de VIH-SIDA, 2008-2012- los indicadores de estigma y discriminación de las personas con VIH han disminuido durante los últimos años en España, aún son bastante elevados los porcentajes de personas que refieren incomodidad hacia las afectadas en los distintos entornos: 49,2 por ciento en los colegios, 38,7 en el comercio y 25,8 en el trabajo.

Por último, dentro de la labor de la entidad en este ámbito, hay que destacar la existencia del Servicio Multicanal de Información y Prevención del VIH, que cuenta con el apoyo del Plan Nacional sobre el Sida.

Se trata de un servicio que Cruz Roja presta a la población a través de diferentes canales tales como redes sociales, página web, teléfono de atención y chat, para atender de forma gratuita y anónima a diferentes consultas relacionadas con VIH y Sida. En 2017 a través de este servicio se dio respuesta a más de 44.000 preguntas.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.