PIlar Benítez al tomar su acta en junio de 2016
PIlar Benítez al tomar su acta en junio de 2016 ARCHIVO

Como hemos informado, Pilar Benítez, encargada de la delegación de Vivienda, ha renunciado a su acta de edil, toda vez que Benítez fue concejal entre 2013 y 2015 con Antonio Gutiérrez Limones como alcalde y estuvo al frente de la delegación municipal de Comercio y distrito Sur, si bien no obtuvo acta de edil en las elecciones municipales de mayo de 2015.

No obstante, se reincorporó a la corporación local alcalareña en junio de 2016, ocupando el acta de concejal vacante en el Grupo socialista a cuenta de la renuncia a la misma de Antonio Gutiérrez Limones.

En su carta de renuncia, recogida por Europa Press, Pilar Benítez expone que ha tenido conocimiento de que la alcaldesa, la socialista Ana Isabel Jiménez, y el gerente de Servicios Urbanos han "presentado una demanda contra un familiar muy cercano" a ella, sin hacérselo "saber previamente ni siquiera para mediar en tan desagradable situación".

Tal extremo, según su escrito de dimisión, le "plantea un conflicto de intereses" al dejarla en una "posición realmente delicada e incómoda", extremo que a su juicio justifica su renuncia y deja "en un plano secundario el hecho de no haber gozado de la confianza de la alcaldesa desde la toma de posesión del acta de concejal", toda vez que la Agrupación socialista de Alcalá cuenta con un sector crítico desde que Ana Isabel Jiménez se hiciese con la Secretaría General de la misma, frente a la candidatura a la reelección de Rafael Chacón, otrora hombre fuerte durante la etapa de Antonio Gutiérrez Limones como primer edil del municipio.

Finalmente, Pilar Benítez expone en su carta que no comparte "las formas de gobernar que actualmente se están llevando a cabo", si bien "por responsabilidad" se había mantenido en su cargo.

La renuncia de Pilar Benítez, en cualquier caso, surge después de que el pasado mes de febrero, la socialista María Jesús Campos renunciase a las competencias de Educación y a su acta al entender que no podía seguir compatibilizando sus funciones municipales con el puesto de directora de uno de los institutos de la localidad, toda vez que en noviembre de 2017 habían renunciado ya a sus competencias de gobierno y a sus actas de edil los también socialistas Elena Álvarez y Salvador Escudero.

Tras las renuncias de Álvarez y Escudero, en ese sentido, los críticos del PSOE de Alcalá señalaban el "personalismo" y "autoritarismo" de Jiménez, a la que culpaban de la "ruptura" vivida en el seno del PSOE alcalareño.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.