Itxaso ha visitado este miércoles junto a los alcaldes de Deba y Mutriku, Pedro Bengoetxea y José Ángel Lizardi, respectivamente, las obras que está ejecutando la empresa Freyssinet, contratada por la Diputación por el procedimiento de emergencia, para evitar el derrumbe del puente y asegurar su conservación y rehabilitación.

"La obra es muy compleja", ha reconocido Itxaso, que ha indicado que este puente es "patrimonialmente muy valioso, ya que tiene más de 150 años". "De lo que se trata es de sujetarlo y a partir de ahí montar una a una las piedras, numerarlas, guardarlas, recalzar las columnas y a partir de ahí reconstruirlo fielmente respecto a los planos originales", ha explicado.

En estos momentos se está colocando sobre el puente una estructura auxiliar que dispondrá de una pasarela peatonal, que podrá ser utilizada por los vecinos para cruzar el puente a partir de marzo.

El ingeniero Iñaki Peña, del equipo que está realizando esta obra, ha explicado que "la estructura auxiliar metálica irá desde la orilla de Deba a la de Mutriku" y una vez que finalice su instalación, lanzarán por debajo de las bóvedas unos elementos metálicos que "permitirán sustentar las bóvedas que están en precario, ayudándonos de la estructura metálica"."Una vez comprobado que eso es seguro y que las condiciones son aptas, montaremos los accesos a ambos laterales para que la gente pueda pasar", ha añadido.

La recuperación integral del puente comprenderá el desmontaje de los tramos colapsados y de la pila central, y su posterior reconstrucción sobre una nueva cimentación. En todo caso, y a la vista de lo sucedido, en las actuaciones de rehabilitación definitivas se deberán recalzar todas las cimentaciones, excepto el estribo del lado de Mutriku que se encuentra cimentado en roca. "Se está documentando todo el proceso y esta actuación en concreto permitirá conocer al detalle cómo se construía un puente en el siglo XIX", ha indicado el diputado foral.

Este puente consta de dos estribos y tres pilas, y su cimentación se basa en pilotes de madera de aproximadamente 30 centímetros de diámetro, hincados en el lecho, sobre los que se dispone un emparrillado de vigas de madera que dan soporte al entarimado sobre el que se coloca la base de la pila.

La estructura auxiliar se apoyará en la pila 1 (recalzada en 2002 y que tras la inspección subacuática del 24 de julio se observa que no presenta desperfectos de consideración) y el estribo 2 (cimentado sobre roca), y sobre esta estructura se dispondrán una serie de tirantes para apear las bóvedas colapsadas.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.