De acuerdo al relato policial, los agentes acudieron a las 4.00 horas del pasado martes a un local del barrio de La Calzada donde un joven estaba alterando el orden en el interior y profería insultos y amenazas contra el encargado del pub.

Antes de llegar los policías, fue expulsado por el portero para que no crispase los ánimos del resto de los clientes y esto hizo que se pusiera más violento y golpease con

patadas y puñetazos la puerta de entrada, causando daños notables

en el marco.

Ante la presencia policial,

el joven reconoció haberse exaltado y manifestó su intención de irse a casa para calmarse. Sin embargo, una hora más tarde, a la hora del cierre, el joven regresó profiriendo insultos y amenazas contra el responsable del local porque este iba a denunciarle por los daños causados.

El joven, que esgrimía un arma blanca, le instó a que saliera del bar mientras le aseguraba que iba a matarle, por lo que el encargado volvió a llamar a la Policía. Fue arrestado cuando se alejaba del lugar en compañía de su novia, que había intervenido para apaciguarlo y evitar la trifulca.

En el momento de la detención se le intervino un estilete con el que supuestamente había retado al denunciante.

Consulta aquí más noticias de Asturias.