El Ministerio Fiscal sostiene que el acusado regentaba un bar en la calle Río Sella de Gijón. Desde el negocio, se dedicaba a la venta de cocaína de manera discreta y sin ser visto, según ha informado la Fiscalía en nota de prensa.

Fue el 20 de octubre de 2017 cuando agentes de la Policía Local, ante las quejas vecinales, efectuaron un registro en el bar y encontraron, con la ayuda de perros adiestrados, una bolsa de plástico que contenía cocaína, oculta en el interior de un rollo de papel higiénico colocado en el altillo de la cocina. La droga intervenida en la bolsa hubiera tenido un valor en el mercado ilícito, si se hubiera vendido, de entre 300 y 800 euros.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito contra la salud pública.

Consulta aquí más noticias de Asturias.