Martí March en el pleno del Parlament
Martí March en el pleno del Parlament PARLAMENT IB - Archivo

"Negamos que haya adoctrinamiento en los colegios pero respetamos lo que cualquier político o medio de comunicación diga en relación al tema del adoctrinamiento", ha explicado en declaraciones a los medios de comunicación.

Asimismo, ha recordado que la Conselleria no tiene competencias en los libros de texto utilizados por los centros educativos por lo que "no puede censurar los mismos", sino que son los propios centros los que eligen el libro que consideran.

Finalmente, ha destacado que los libros utilizados están hechos por la editorial Anaya que "no es de Cataluña estrictamente sino de toda España".

INFORME DE CS

March ha hecho estas declaraciones después de que el portavoz de Ciudadanos (Cs) Baleares, Xavier Pericay, haya reclamado la intervención de la Alta Inspección Educativa para instar a la Conselleria de Educación a retirar el libro de Primero de Bachillerato de la editorial Anaya de los centros escolares, tras la publicación de un informe, encomendado por Cs Baleares, donde se denuncia el adoctrinamiento en las aulas, a través de "alteraciones históricas" en su contenido.

"El informe es riguroso, exhaustivo y concluyente sobre la existencia de adoctrinamiento en los centros de Baleares", ha denunciado Pericay, quien ha reclamado que "se retiren estos libros de las aulas para que los niños dejen de ser educados con manuales que tergiversan la historia".

Asimismo, el portavoz de Cs Baleares ha censurado que "estos libros dan un enfoque absolutamente ideologizado, lleno de falsedades y manipulaciones con el objetivo de hacer creer a nuestros jóvenes que la historia es otra de la que fue".

En este sentido, Pericay ha indicado que "estos manuales tienen el objetivo de hacer creer que existe un proyecto de Cataluña anterior incuso a su existencia, un proyecto imperial que remite a los llamados Països Catalans, en los que se incluye a Baleares".