El Olmo centenario de Navajas (Castellón) ha sido el elegido entre diez árboles monumentales españoles como representante de este país en el concurso a nivel europeo 'Árbol del año 2019' con 95.130 votos.

El segundo clasificado ha sido la Palmera Imperial de Elche (Alicante), con 77.182 votos, y el Almendro Real de Valverde de Leganés (Badajoz), con 29.543, según fuentes de Bosques sin Fronteras.

Esta entidad, en colaboración con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, convoca el premio 'Árbol del año 2019' para destacar los árboles monumentales como un importante patrimonio natural y cultural a apreciar y proteger, como un medio de fomentar la conservación de la Naturaleza y el desarrollo rural.

No es importante la belleza

En el Árbol del Año, a diferencia de otros concursos, no es importante la belleza, el tamaño o la edad sino la historia y la relación con las personas, y se buscan árboles que sean una parte integrante de la comunidad humana junto a la que viven.

El Olmo centenario de Navajas es uno de "los mayores orgullos históricos" para el municipio, que se encuentra en un pueblo donde originariamente era la agricultura el principal sustento y "donde siempre se ha profesado un gran amor y respeto a los árboles". Los vecinos aseguran estar emocionados por esta "buena noticia" y que para ellos no simplemente un árbol sino "el alma del pueblo". "A todos nos ha visto nacer, es una cosa que no la consiguen todos", cuenta una anciana satisfecha con el premio.

En la placa que rememora su origen se puede leer: "Este Olmo fue plantado por Roque Pastor en el año 1636", dato con el que se justifican sus actuales 382 años.

Su plantación respondió a la necesidad de "afirmar y reforzar lazos entre los nuevos repobladores cristianos tras la expulsión de los moriscos, teniendo como símbolo de esa unión el magnífico ejemplar de olmo que a día de hoy todavía se conserva en la plaza".

Consulta aquí más noticias de Castellón.