La obsesión de Michael Jackson por su nariz que le llevó a realizarse cirugía plástica cerca de un centenar de veces

Michael Jackson, en dos momentos de su vida, en los que se aprecia el cambio físico.
Michael Jackson, en dos momentos de su vida, en los que se aprecia el cambio físico.
ARCHIVO

Michael Jackson se operó por primera vez la nariz queriendo algo diferente. Al final y después de casi cien procedimientos, el cantante trataba desesperadamente de reparar el daño causado por operaciones e inyecciones fallidas. Algunos amigos dicen que Jackson se inspiró en Diana Ross, otros que solo quería borrar toda semejanza con su odiado padre.

Eso sí, siempre estuvo empeñado en negar lo evidente y declaraba que él jamás se había operado la cara. Lo máximo que llegó a reconocer fue que se había tocado la nariz para "respirar mejor" y alcanzar "notas más altas", pero solo "me he operado dos veces".

Coincidiendo con su quinto álbum como solista, Off the Wall (1979), la estrella se somete a su primera rinoplastia, pero estaba avergonzado de admitir que quería una nariz más pequeña. De cara a los medios dijo que se había operado después de rompérsela durante un ensayo de baile. Versión que en 2015 contradice su hermana mayor, La Toya: "Es demasiado grande me quiero rehacer la nariz, ¿tú qué opinas?", le preguntaba el cantante a su hermana.

Sin embargo, Michael no estaba satisfecho con este resultado: el Dr. Steven Hoefflin, quien realizó un segundo trabajo para corregir la operación original, dijo que el cantante tenía dificultades para respirar y que "necesitaba más trabajo".

Jackson sigue desconforme con su napia y en 1984 pasa otra vez por quirófano y en 1991 sus fosas nasales presentan un aspecto triangular tras una cuarta o quinta rinoplastia. Por lo visto, en 1992 se le vio usando una prótesis nasal para tratar de arreglar los resultados fallidos de sus últimas intervenciones.

Para evitar que el líquido nasal pasase a su boca se veía obligado en 2002 a usar siempre una esparadrapo de color carne. La cirujana Pamela Lipkin asegura que el motivo podía deberse a que "un injerto o un implante se hubiese salido provocando un agujero en la piel".

Los traumas del cantante con su nariz le venían de la infancia cuando su padre, Josep Jackson, lo humillaba diciendo que tenía la nariz grande.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento