Imagen de una tienda de juguetes
Imagen de una tienda de juguetes JORGE PARÍS

La venta de juguetes en España está cayendo de forma considerable en 2018, pese al fuerte tirón de las muñecas. Según los datos facilitados a MiBolsillo por NPD Group (que representa al 82% del total del mercado español del juguete), el sector ha facturado 368 millones de euros entre enero y octubre de 2018, frente a los 376 millones de euros del mismo periodo de 2017.

Ejemplares en PDF de MiBolsillo

"El mercado no va bien. El acumulado es de un -2,1% hasta octubre", asegura Cristina Pérez, experta en juguetes de NPD. "El contexto económico ha sido difícil. Toys R Us cerró en EEUU. En España hubo incertidumbre. Cuando una gran cadena como Toy R Us podía cerrar el resto de competidores estaban pendientes de lo que ocurriera. Esto ha sido un círculo de incertidumbre negativa que se ha ido contagiando", explica.

Al respecto, la experta de NPG Group agrega que "el año pasado la campaña ya no fue buena, hubo un -0,9% de facturación, por lo que hubo stock acumulado". No obstante, en el sector confían en una fuerte recuperación este año gracias a la campaña navideña (que engloba el 65% de las ventas del año) y, especialmente, al fuerte tirón del sector de las muñecas.

"Hay muchos fabricantes invirtiendo en mini-muñecas o muñecas bebé porque funcionan muy bien", asegura Pérez. "Las Bellies son número uno en ventas hasta octubre y posiblemente se agoten pronto", indica. Las Bellies (Famosa) son sin duda el juguete del año en España: son muñecos interactivos que hablan solos, les late el corazón...). Están enfocados a la edad de 3 a 6 años y tienen un precio que ronda los 30 euros.

Otros productos que están teniendo éxito, según la experta de NPD, son los Ksi Meritos. "La empresa mexicana Distroller ha realizado una estrategia inteligente. Los van a ir introduciendo en el mercado español paulatinamente. No van a ser un top ventas este año porque solo se venden en siete tiendas de El Corte Inglés, pero ahí se agotarán seguro", indica. Cuestan unos 45 euros.

Otros productos del sector de las mini-muñecas que "están volviendo a triunfar pese a que ya lo hicieron en 2017 son las LOL Suprise", asegura. "Y luego hay clásicos que están resistiendo pese a la dura competencia, como las pinypon, Nancy, los bebés de Nenuco...», afirma.

Otras categorías que crecen son los artísticos, los slime (mezclas esponjosas que los niños fabrican), peonzas peyblade o juguetes relacionados con la película Jurassic World.

Correpasillos y pistolas, a la baja

En cambio, los sectores que se encuentran estancandos o a la baja son los "juguetes exteriores, las piscinas, los correpasillos, las pistolas...". "Las niñas lo tienen más claro pero el niño duda. No hay una licencia clara que les haya sorprendido. Y eso provoca que las ventas se retrasen. El 29% de las ventas se producirán en las tres últimas semanas del año, eso no pasa en ningún país de Europa", explica.

Otro cambio que han detectado es que "los españoles tradicionalmente eran partidarios del juguete en caja grande, pero la tendencia ahora ha cambiado hacia juguetes más reducidos de entre 20 y 30 euros".

Exportar, clave para el sector

El sector del juguete cerró 2017 en positivo "pese a una atípica campaña Navideña que frenó el crecimiento acumulado del año", según la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes . Con 1.152 millones de euros, las ventas crecieron un 2% con respecto al año anterior. El incremento de las exportaciones (13,6%) fue decisivo. Alcanzaron los 600 millones. Donde más se exportó fue a Portugal, Francia e Italia.