Niños
Un grupo de niños camina por la calle de una ciudad, en una imagen de archivo Mariana Mercado / Pixabay / Creative Commons

En uno de cada cuatro países, los niños más pobres del medio urbano tienen más probabilidades de morir antes de cumplir cinco años que los niños más pobres de las zonas rurales; además, en uno de cada seis países tienen menos posibilidades de completar la escuela primaria que los de las áreas rurales, según pone de manifiesto un nuevo informe de UNICEF.

El informe Ventaja o paradoja: el reto para los niños y jóvenes que crecen en ciudades muestra que no todos los niños se benefician de la llamada "ventaja urbana", según la cual los habitantes de zonas urbanas viven mejor porque tienen ingresos más altos, infraestructuras mejores y una mayor proximidad a los servicios.

Según indica el estudio, en las ciudades, la desigualdad, la exclusión y los obstáculos para lograr el bienestar –como las amenazas medioambientales y para la salud- pueden derivar en una "paradoja urbana" en la que muchos residentes de zonas urbanas, incluidos niños, sufren privaciones más severas que los de las zonas rurales.

"Para los padres de zonas rurales, las razones para salir de las ciudades parecen obvias: mejor acceso a trabajos, atención sanitaria y oportunidades educativas para sus hijos", explica Laurence Chandy, director de Datos, Investigación y Políticas de UNICEF. "Pero no todos los niños de zonas urbanas se están beneficiando de la misma manera. Tenemos pruebas de que millones de niños que viven en ciudades salen peor parados que sus iguales que viven en el medio rural".

Desigualdad en las ciudades

Según el informe, 4,3 millones de niños pobres que viven en ciudades tienen más probabilidades de morir antes de su quinto cumpleaños que sus iguales en zonas rurales. Asimismo, 13,4 millones de niños pobres en zonas urbanas tienen menos probabilidades de completar la escuela primaria que los del medio rural.

Tras analizar diez indicadores de bienestar infantil en 77 países, en su mayoría de ingresos medios y bajos, el informe confirma que, de media, en la mayoría de países los niños del medio urbano salen mejor parados que los del rural. Pero estos promedios ocultan una enorme desigualdad en las áreas urbanas. De hecho, cuando se compara la situación de hogares urbanos y rurales de niveles de riqueza similares, la ventaja urbana no es tan evidente.

"Los niños deberían tenerse en cuenta en la planificación urbanística, pero en muchas ciudades son olvidados y millones de niños carecen de servicios sociales en suburbios urbanos y asentamientos informales, donde quedan expuestos a riesgos medioambientales y sanitarios debido a la superpoblación", añade Chandy. "Implementar soluciones al desarrollo urbano y planificar es fundamental para detener estas desigualdades sociales y económicas".

Suburbios

Se calcula que más de 1.000 millones de personas viven en suburbios, cientos de millones de ellas niños. África y Asia se están urbanizando rápidamente, y se estima que en el año 2030 siete de las diez mayores ciudades del mundo estarán en Asia. La población urbana de África es la que crece más rápido, con una tasa anual de crecimiento del 3,7%.

El informe también destaca que las desigualdades dentro del propio medio urbano se pueden atribuir a un acceso limitado a servicios esenciales. Por ejemplo, en la mitad de los países analizados, los niños más pobres de las zonas urbanas tienen dos veces menos probabilidades de acceder a servicios de saneamiento básico que los de hogares urbanos más ricos.

En ausencia de maneras innovadoras de apoyar a los niños pobres de las zonas urbanas, la desigualdad se podría ampliar, y un creciente número de estos niños quedará excluido del progreso general.

Las medidas necesarias

El informe pide a las autoridades de las zonas urbanas y a la comunidad global una serie de acciones, como hacer de las zonas urbanas una parte integral de la programación para niños, incluidos los más vulnerables; o desarrollar las capacidades de una planificación urbana inclusiva a todos los niveles de gobierno: nacional, regional y local.

También pide que se acelere el desarrollo de los sistemas urbanos de infraestructura y servicios para seguir el ritmo de las actuales tendencias de rápida urbanización; que se encuentren nuevas soluciones para movilizar recursos financieros que mejoren los sistemas urbanos y aumentar la igualdad en las áreas urbanas; y una mayor inversión para conseguir mejores datos y utilizar mejor los ya existentes, con el fin de comprender el alcance completo y las dimensiones de la desigualdad urbana.

Para la elabroación del informe se consideró como niños más pobres de las zonas urbanas a aquellos que están en hogares pertenecientes al 20% inferior en la distribución de la riqueza. La mortalidad infantil se estudió en 56 países, que representan al 28% de la población global. La tasa de finalización de la educación primaria se analizó en 77 países, que representan al 51% de la población mundial.