Cookies
cookies EMMA GARCÍA

Las cookies, tan tradicionales en Estados Unidos, hace ya mucho tiempo que forman parte también de nuestro surtido de galletas favoritas. Están ricas, son fáciles de preparar en casa y, de paso, nos evitamos torcer el morro al leer algunos de esos ingredientes que llevan los paquetes del súper. Tampoco es que las caseras sean sanísimas como para zamparse unas cuantas cada día, pero puestos a elegir...

En realidad el único misterio, además de cogerle el truco a la forma y a nuestro horno para que queden perfectas, es usar una mantequilla de calidad. Algo que sirve para la mayoría de postres pero que en este caso se notará especialmente.

Como cualquier galleta, admite un montón de variaciones con nuestros ingredientes favoritos. Con frutas o frutos secos, por ejemplo, también quedan muy ricas. Pero aquí hemos optado por lo clásico, añadiéndo unas pepitas de chocolate.

Ingredientes

  • 400 gr. de harina de trigo
  • 5 gr. de levadura química (una cucharadita)
  • 200 gr. de azúcar moreno
  • 200 gr. de mantequilla
  • 200 gr. de chocolate (pepitas o trocitos)
  • 2 huevos
  • 1 pizca de sal
  • 15 ml. de esencia de vainilla

Preparación

Mezclamos en un bol grande la mantequilla (textura pomada), el azúcar y un poco de esencia de vainilla. Amasamos con una varilla o con las manos que será más fácil.

Añadimos los huevos, la levadura, la sal y el chocolate. Removemos hasta que todo quede bien integrado. Vamos añadiendo la harina poco a poco, amasando bien para que no queden grumos.

Cuando la masa esté lista, ponemos papel de horno en la bandeja y vamos aplastando porciones de masa (podemos hacer primero una bola y luego aplastarla para que queden más o menos del mismo tamaño). Dejamos una separación entre ellas de unos 2 centímetros.

Precalentamos el horno a 200º e introducimos la bandeja con las galletas. Horneamos 10-12 minutos. Aunque nos de la sensación de que no están suficientemente hechas, la masa se va endureciendo al enfriarse, por tanto no tienen que quedar secas del todo en el horno. Dejamos enfriar y listas para comer.