Medición del consumo de calefacción
Medición del consumo de calefacción UPV/EHU

Cada familia española gasta, aproximadamente, 500 euros al año en calefacción, según un estudio de la comercializadora Aldro Energía. Esta cifra, según el director general de Aldro, José Francisco González Payno, podría reducirse en cerca de 100 euros sencillamente "modificando algunos malos hábitos de consumo energético y corrigiendo algunos pequeñas costumbres".

MiBolsillo ofrece 20 recomendaciones realizada por diferentes organismos oficiales, empresas del sector y comparadores de ahorro para lograr reducir la factura de la calefacción sin pasar frío estos meses de otoño e invierno.

Ejemplares en PDF de MiBolsillo

En concreto, ofrecen sus consejos los expertos de IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía del Ministerio de Transición Ecológica);las comercializadoras Naturgy (antigua Gas Natural Fenosa) y Aldro, y los comparadores de ahorro kelisto.es y rastreator.com.

1. Purgar los radiadores. Es un gesto muy importante puesto que durante el verano a causa del desuso se crean y acumulan burbujas de aire en su interior e impiden la transmisión de calor, aumentando de esta forma el consumo energético.

2. Mantener una temperatura en casa de entre 19º y 21º. Esta es la temperatura diurna recomendada en nuestro hogar porque a partir de los 21º, cada grado que se suba supone un incremento de entre el 5% y el 7% en nuestra factura (35 euros al año). Es un dato importante que debemos tener en cuenta para no disparar nuestro gasto. La temperatura nocturna recomendada es de entre 15º y 17º.

Consejos sobre calefacción

3. Apagar la calefacción por la noche. Es uno de los consejos más prácticos, ya que cuando estamos acostados y arropados con nuestro nórdico o mantas no es necesaria la calefacción. Se recomienda bajar las persianas por las noches para evitar pérdidas de calor.

4. Dejar la manga corta para la época estival. En invierno no es necesario ir en manga corta por casa, debemos vestirnos acordes a la época del año y emplear el edredón nórdico o las mantas en su caso.

5. Ventilar la casa por la mañana. Con el fin de renovar el aire de la casa y oxigenarla, es recomendable abrir las ventanas solo por la mañana durante 15 minutos como máximo. De esta forma, evitaremos perder el calor acumulado. Después hay que asegurarse de cerrar correctamente las puertas y las ventanas antes de poner en funcionamiento la calefacción.

6. El termostato es tu aliado del ahorro. Selecciona los horarios, programando el encendido y apagado de la calefacción en función de las necesidades de tu hogar. Es recomendable descender la temperatura del termostato 5º o activar el modo económico para mantener el calor si no se va a permanecer en casa durante un tiempo, lo cual resulta más económico que apagarla y volverla a encender. Para aquellos que estén muchas horas fuera, es aconsejable programar su encendido.

7. Colocar alfombras para aislar el frío del suelo. Para evitar la sensación de frío se pueden utilizar aislantes como alfombras y alfombrillas en la cocina y los baños. El mármol, cerámica e incluso el hormigón o la tarima son rutas por las que se fuga el calor. La tela sirve de aislante. Un truco casero es poner papel de periódico debajo de las alfombras ya que aumenta la sensación térmica.

8. Programa el encendido. Si solo estás en casa unas horas al día dejar la calefacción encendida aunque sea a baja temperatura no sale rentable. La mejor opción es programar su encendido una hora antes de que llegues a casa así estará a la temperatura adecuada cuando llegues sin gastar de más.

9. Configurar la temperatura del frigorífico. Este consejo nos sirve para todo el año, ya que no debemos olvidar que el frigorífico es el electrodoméstico de mayor consumo. Lo aconsejable es mantener el frigorífico en el intervalo de 3º a 7º grados y el congelador a -18º. Por cada grado que bajas la temperatura, es un 7% más de consumo.

10. No tender la ropa húmeda dentro de casa. Secar la ropa dentro de casa aumenta la sensación de frío ya que genera niveles muy altos de humedad en el interior de las viviendas.

11. No olvidemos apagar las regletas de los aparatos que no se están usando. Utiliza regletas con interruptor para agrupar varios aparatos y así poder desconectarlos cuando te ausentes del hogar o durante la noche. ¡Y no olvides que los aparatos en stand by también consumen! Apaga el ordenador y la tv cuando no lo vayas a utilizar durante un periodo mayor a 30 minutos.

12. Aprovechar el calor natural. Con las ventanas cerradas y las persianas subidas durante las horas en las que el sol refleja en ellas, es un método gratuito para calentar nuestra casa y de esta forma ahorrar en calefacción.

13. No calientes las habitaciones vacías. Para no derrochar en consumo cierra la llave de los radiadores de las habitaciones que no utilices, si no lo haces aumentarás tu gasto de forma innecesaria.

14. Mantén la caldera en buenas condiciones... Se debe realizar un correcto mantenimiento de la caldera. Mantenerla en buenas condiciones puede hacer que ahorres hasta un 15% de energía.

15... y cámbiala por una de bajo consumo. Si es el momento de renovar tu caldera valora la posibilidad de hacerlo por una más eficiente, como las de cogeneración. Aunque suponen una inversión mayor, la reducción del consumo y del importe en tu factura merecerá la pena a la larga. Comprueba si en tu comunidad existe actualmente un plan Renove de calderas y benefíciate de las ayudas.

16. No cubras los radiadores. Colocar un mueble demasiado cerca o poner ropa húmeda encima para que se seque más rápido no es recomendable si queremos sacar el máximo partido a nuestra calefacción. El consumo será mayor y también la factura.

17. Aísla tu vivienda y tapa las rendijas. Es básico que no existan fugas por las que se pueda filtrar el aire de la calle. Cerrar bien puertas y ventanas, así como sellarlas puede ayudarte a mantener el calor de tu casa sin tener que encender la calefacción innecesariamente. Según el IDAE, hasta el 30% de las necesidades de calefacción son debidas a pérdidas de calor a través de las ventanas.

18. Elige la calefacción adecuada para la zona en la que vives. En las zonas del Mediterráneo es frecuente que las viviendas cuenten con sistemas de calefacción básicos. Si vives en estas ciudades y no quieres gastar mucho en calefacción es posible que te sirva una con instalación eléctrica o con una bomba de calor. Sin embargo, en las regiones donde hace más frío las viviendas deben estar equipadas con sistemas de calefacción para afrontar el invierno.

19. Compara las ofertas que ofrece el mercado. Puedes llevarte sorpresas y lograr un importante ahorro.

20. Utilice un clásico: la manta. Tener una manta en el sofá para cuando se ve la televisióno se lee es un método sencillo, barato y confortable de combatir el frío.