Imagen de archivo de unos pensionistas
Imagen de archivo de unos pensionistas MINISTERIO DE TRABAJO

En los próximos meses se espera que la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo, tras casi dos años de reuniones, emita su listado de recomendaciones para asegurar la sostenibilidad del sistema público de pensiones.

Estas sugerencias, que deben ser fruto del consenso político, deberían marcar la hoja de ruta a seguir por el Gobierno de Pedro Sánchez para diseñar la próxima reforma de las pensiones. La mayoría de la población española comparte que las pensiones deben protegerse con un amplio consenso político: el 95,8% cree necesario un pacto de Estado por las pensiones para blindar el sistema y hacerlo sostenible en el largo plazo, independientemente de quien gobierne.

Esta es una de las conclusiones de la ‘Encuesta sobre Jubilación y Hábitos de Ahorro de los españoles’ elaborada por el Instituto SantaLucía, en la que se analiza la percepción de la población sobre las pensiones y sus perspectivas de jubilación. A la espera de que el Pacto de Toledo realice todas sus recomendaciones, el Gobierno del PSOE ha anunciado que la revalorización de las pensiones para el próximo año será conforme al Índice de Precios al Consumo (IPC).

Ejemplares en PDF de MiBolsillo

Según se desprende de la encuesta, ocho de cada diez ciudadanos (79,1%) se muestran a favor de la subida generalizada para todas las pensiones recogida en los Presupuestos Generales del Estado para este año, aunque tres cuartas partes (74,2%) creen que el coste de prolongar las subidas de las pensiones durante años sucesivos recaerá sobre las generaciones futuras.

Según José Manuel Jiménez, director del Instituto SantaLucía, "es fundamental que los ciudadanos comprendan bien cómo funciona el sistema de pensiones, a qué retos se enfrenta y cómo puede verse afectada su sostenibilidad en el medio y largo plazo". "De hecho -según agrega-, tres de cada diez españoles (29,8%) admiten que no entienden por qué el sistema, en su formato actual, no es sostenible, lo que evidencia la necesidad seguir llevando a cabo una labor de información y educación financiera, desde todos los sectores".

El porcentaje de ciudadanos preocupados por cómo afrontarán su jubilación ha subido 3 puntos porcentuales con respecto al año anterior (de 63,7% hasta un 66,9%). A la jubilación le siguen la compra de la vivienda o la hipoteca (43,5%) y el pago de los estudios superiores (23,9%), entre otros. Sin embargo, más de la mitad de los españoles (55%) admite que aún no ha comenzado a ahorrar para su jubilación.

La principal razón para no haberlo hecho es porque la gran mayoría (casi el 70%) reconoce que no puede permitírselo económicamente, aunque el 22,3% tiene intención de empezar a ahorrar en el futuro. Solo un 8,4% no ve necesario destinar parte de sus ingresos a planificar su jubilación.

Por otra parte, de entre las personas que sí se han empezado a plantear cómo financiarán su jubilación, el 65,9% cree que lo hará a través de ahorros y un 43,8% opta por productos específicos como planes de pensiones o fondos de inversión. El 13,6% asume, incluso, que necesitará ayuda de sus familiares.