Luigi Di Maio
El vicepresidente del Gobierno y ministro de Desarrollo de Italia, Luigi Di Maio, en el programa de televisión 'Non è l'Arena', de la cadena italiana La7 TV, en Roma. CLAUDIO PERI / EFE

El vicepresidente del gobierno y líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), Luigi di Maio, ha anunciado este lunes que Italia estudiará reducir el déficit previsto (un 2,4% del PIB) para ajustarse a las peticiones de la Comisión Europea, si se conservan las medidas sociales incluídas en los presupuestos que han presentado.

"El tema no son los números sino los ciudadanos. Lo importante son los objetivos que nos hemos dado, la renta de la ciudadanía (un subsidio para desempleados), la reforma de la edad de jubilación y reembolsar a los timados por los bancos, medidas de las que no podemos prescindir", explicaba di Maio en Radio Radical.

A ello agregó: "Si luego durante las negociaciones tiene que disminuir el déficit, no es importante. Importante es que no desciendan las personas que se benefician de estas medidas".

Según algunos medios italianos, esta reducción del déficit que podría barajarse sería de un 2,4% a un 2,1%, lo que Bruselas podría aceptar.

Este cambio de actitud del ejecutivo italiano llega después del rechazo, el miércoles pasado, de los presupuestos para 2019, así como la propuesta de Bruselas de iniciar un 'procedimiento de déficit excesivo', lo que ayudó al gobierno italiano a relejar su discurso contra las instituciones europeas.

La nueva actitud, visible desde la reunión que mantuvieron Jean Claude Juncker (presidente de la Comisión Europea) con el primer ministro italiano Giuseppe Conte, se ha visto reflejada incluso en Matteo Salvini, que afirmaba en una entrevista televisiva que "se aplicará el sentido común".

Todos estos hitos se han dejado sentir rápidamente en el universo financiero; la prima de riesgo de Italia se se ha relajado alrededor de 10 puntos, y la bolsa de milán abría esta mañana con una fuerte subida.