Carlos Ghosn
Carlos Ghosn, en una imagen de archivo. RENAULT-NISSAN / EP

El consejo de administración de Mitsubishi Motors decidió este lunes destituir a Carlos Ghosn como presidente, tras su detención hace una semana como sospechoso de cometer irregularidades fiscales relacionadas con su cargo al frente de Nissan.

La directiva de Mitsubishi votó despojar a Ghosn de sus funciones en la firma de los tres rombos, después de que la cúpula de Nissan le cesara también como presidente y anulara todos sus derechos de representación en el consejo de administración a raíz de las presuntas irregularidades.

Ghosn era el máximo responsable de Mitsubishi Motors desde 2016, cuando esta empresa pasó a ser controlada por la también nipona Nissan Motor para integrarse más adelante en una triple alianza junto a la francesa Renault.

Los siete miembros restantes del consejo directivo de Mitsubishi, presidido hasta ahora por el propio Ghosn, tomaron esta decisión por unanimidad en una reunión celebrada en la sede tokiota de la compañía, según anunció hoy su CEO, Osamu Masuko, en declaraciones a los medios.

Masuko afirmó que "no hay motivos para mantener a Ghosn en el cargo" tras haber "perdido la confianza de Nissan", y señaló además que sería "muy difícil" que el alto ejecutivo continuara desarrollando sus funciones al estar detenido.

El hasta ahora CEO de Mitsubishi ocupará provisionalmente la presidencia de la empresa hasta que se decida quién asumirá la dirección de forma definitiva en una junta de accionistas prevista para este mismo mes, explicó Masuko.