Bo Derek
Bo Derek junto a su estrella en el Paseo de la Fama de Almería. EFE

La actriz estadounidense Bo Derek ha descubierto este sábado la estrella que lleva su nombre en el Paseo de la Fama de Almería, donde ha dicho que está "muy orgullosa" por haber podido ver el "resurgimiento del cine" en la provincia más oriental de Andalucía.

"Gracias por esta calurosa bienvenida que me habéis dado (...) Es un gran honor. Veo los nombres de mis colegas y compañeros —en otras estrellas— y es una maravilla poder formar parte de vuestra historia del cine", ha dicho antes de destapar su lucero.

Poco antes de este acto, Derek (Long Beach, California, EE UU, 1956), que esta noche recogerá el premio Almería tierra de cine, del Festival Internacional de Cine de Almería (Fical), ha mantenido un encuentro con los medios en la Diputación provincial y ha asegurado que está "muy feliz" por haber podido retornar a la provincia en la que hace 18 años rodó un episodio de la serie Reina de Espadas y años antes parte de la película Bolero.

"España es mi segunda casa"

Ha dicho que para ella España es una "segunda casa" por su "belleza arquitectónica, natural y, sobre todo, por la gente, que te hace sentir como en casa", así como por tener "los mejores caballos", una de sus pasiones.

Sobre Almería ha destacado que cuenta con las "mejores localizaciones, historia, arte y talento", claves para el "resurgimiento" de la industria cinematográfica. Derek ha rememorado lo "divertido" que fue interpretar a una pirata en Reina de Espadas: "Llegué a un pueblo del Oeste con mi pandilla a lomos de un caballo, era divertidísimo", ha relatado.

Al ser interpelada sobre las referencias que tenía entonces de esta tierra y su historia de producciones de cine, ha recordado que ya pudo filmar parte de Bolero y que su marido, John Derek, estuvo aquí en "los días grandes del cine de Almería".

Habla acerca de una de sus películas más conocidas

Sobre el rodaje de 10, la mujer perfecta, la cinta que la lanzó a la fama, ha señalado que fue muy "afortunada" de poder trabajar bajo las órdenes de un "maestro" del calibre de Blake Edwards.

En relación con su célebre carrera en esta película, ha desvelado que "odia" correr, así como que el director era conocido por "filmar, volver a filmar y volver a filmar". "Fuimos a México y empecé a correr por la playa. Luego fui a Hawái para volver a seguir corriendo", ha apuntado.

Defiende el movimiento Me Too

"Blake tenía fama de hacer bromas muy pesadas. Al final empezaba a creer que esto también era una broma", ha dicho en tono jocoso. Preguntada sobre el movimiento Me Too, ha dicho que se trata de un tema "muy complicado pero necesario" y ha añadido: "Cada vez que hacemos un cambio en la cultura, hay que hacerlo bien (...) No puede haber zonas grises. Es negro o blanco. Estoy contenta de que por fin pongamos detrás de nosotras estas zonas grises", ha aseverado.