Las oficinas de Atención Ciudadana
Las oficinas de Atención Ciudadana se sitúan en los barrios de Fuencarral y Las Tablas. DCN

Una ampliación de la ciudad que mejore la vida de los vecinos necesita que estos jueguen un papel principal en las decisiones desde el planeamiento. Con esta creencia nació el área de Compromiso Social de Distrito Castellana Norte, compañía encargada de Madrid Nuevo Norte.

Puede parecer un paso lógico, pero lo cierto es que es la primera vez que se aplica directamente en nuestro país. Habla de ello Gema del Pozo, directora del área. "Tenemos como objetivo prioritario integrar la ciudad existente con el nuevo proyecto recogiendo necesidades históricas de los barrios y expectativas de la ciudadanía", apunta. y añade que "la participación de los ciudadanos a través de Compromiso Social tiene un reflejo en el planeamiento, pues todas las necesidades que nos han transmitido se han tenido en cuenta en el proyecto".

Contar con un departamento creado para fomentar y facilitar que los ciudadanos se involucren en el proyecto sirve para elevar a primera línea cada una de sus peticiones. "Un proyecto como el nuestro, que afecta a la vida de los vecinos, no se puede hacer de espaldas a ellos", afirma del Pozo. Algunos aspectos clave de Madrid Nuevo Norte, como su plan de movilidad y de equipamientos públicos, se han complementado y mejorado con las propuestas de los vecinos. "Las Tablas y Fuencarral están muy unidos a nivel social", cuenta la experta, que señala la separación territorial como uno de los problemas principales. La solución pasará por la creación de puentes que, tanto a pie como por carretera, conecten ambos lados sin necesidad de rodeos.

Otro de los puntos clave es situar los equipamientos en el perímetro del nuevo territorio para que sean accesibles a los vecinos de los barrios colindantes. "Es necesario plantear las facilidades en el borde, para dar servicios a los distintos territorios y para que no haya barreras que los diferencien", comenta del Pozo.

Acercarse al barrio 

Conseguir que los vecinos expresen sus distintas necesidades es una tarea complicada, más en un país en el que, como la responsable explica, "no existe una cultura de participación extendida". "Es necesario que nosotros estemos en el día a día de los barrios para integrarlos y que participen en el proyecto", cuenta del Pozo. Esto no sería posible sin las oficinas de atención ciudadana, que DCN tiene en Las Tablas y Fuencarral, y la multitud de actividades que realizan para distintos colectivos.

Y es que otra de las necesidades, apunta la experta, es integrar a aquellos que, hasta ahora, no han tenido voz. "Un hombre que va y vuelve del trabajo no usa igual la ciudad que una ama de casa con tres hijos, una persona de la tercera edad, un niño o un adolescente", enumera. "Desde Compromiso Social tenemos la responsabilidad de que todos los usos diferenciados que se hacen de la ciudad estén recogidos en el proyecto y se reflejen en el planeamiento".

Para ello, nada mejor que ser uno más en el barrio. Actividades deportivas, iniciativas en colegios, paseos por la historia de cada zona e incluso una iniciativa, Mi barrio a un click, destinada a que los mayores aprendan a usar herramientas digitales y participen en las decisiones también de forma online. Cualquiera puede hacerlo: la plataforma vecinosmadridnorte.com está abierta a todos los que quieran colaborar en la construcción de una zona destinada a salvar muchas de las barreras ahora existentes. 

Consulta aquí más noticias de Madrid.