Madrid Nuevo Norte
Basura acumulada en una zona abandonada de la calle de la Isla de Java, en el distrito de Fuencarral.  JORGE PARÍS

Al final del tramo norte del Paseo de la Castellana se erigen las Cuatro Torres, símbolo del poder empresarial de la ciudad. Su majestuosidad toca techo con  la Torre de Cristal, la más alta de España, con 249 metros de altura. Y está ya en marcha Caleido (181 metros), la quinta torre, que podría estar lista el próximo año.

Esta exhibición de músculo económico se diluye con solo cruzar la emblemática arteria hacia Mauricio LegendreAllí, a la altura de la estación de Chamartín, nos encontramos con zonas sin asfaltar usadas como improvisados aparcamientos, edificios en ruinas y descampados donde la vegetación crece sin control. "Por la noche la zona genera cierta inseguridad. Es poco recomendable", señala un vecino de la zona. 

Ese panorama cambiará por fortuna en unos años. Madrid Nuevo Norte, el gran proyecto que transformará por completo la zona norte, ubicará en esa zona el centro de negocios, donde se establecerán la práctica totalidad de los edificios para empresas. Además, junto a la estación, que se renovará por completo, incluyendo la cubrición de las vías del tren, se situará el nuevo edificio más alto del país, que estará cerca de los 300 metros de altura. 

Esta es una de las zonas que el proyecto de la promotora Distrito Castellana Norte regenerará por completo. Pero no la única. Cruzando la M-30, nos encontramos con los ámbitos de Malmea y Tres Olivos, pertenecientes al distrito de Fuencarral-El Pardo. En las zonas de esos barrios situadas más al este, junto a la vías del tren, conviven viviendas, empresas y naves industriales con edificios abandonados, terrenos sin uso que albergan escombreras e incluso asentamientos ilegales, como el de la calle Antonio Cabezón.

En definitiva, un batiburrillo urbanístico que contribuye a la degradación de la zona. "Madrid Nuevo Norte reordenará el ámbito agrupando a las empresas en una sola zona, dotando a los ámbitos de equipamientos y ofreciendo una solución habitacional a colectivos desfavorecidos", explican a 20minutos fuentes conocedoras del proyecto. 

Uno de los túneles que une Fuencarral con Las Tablas

La iniciativa también acabará con el estado actual de los dos túneles de Antonio Cabezón que han sido una verdadera pesadilla para los vecinos tras décadas de abandono y falta de mantenimiento. Ambos conectan esas zonas de Fuencarral con Las Tablas. Uno de ellos, el que se encuentra bajo el depósito ferroviario de Renfe, ya ha sido tapiado por la entidad dependiente del Ministerio de Formento ADIF con muros de hormigón. 

El otro subterráneo, cerca de la estación de Cercanías de Fuencarral, actualmente es el camino obligado para todo aquel que quiera ir andando o en bicicleta a Las Tablas y forma parte del Anillo Verde Ciclista. Los vecinos han denunciado su oscuridad, inseguridad, falta de señalización y poco espacio para el peatón, por lo que pocas personas suelen usarlo. También ha sido utilizado como atajo por los coches. 

Tres puentes nuevos

Para garantizar la conexión entre los barrios más al norte se construirán tres puentes. El primero de ellos prolongará la avenida de Santo Domingo de la Calzada, en Las Tablas, que se unirá con la calle Monasterio de Arlanza, vía que discurre junto al barrio de Tres Olivos y llega a Montecarmelo. El segundo puente unirá la avenida del Cardenal Herrera Oria con la calle Puerto de Somport, también en Las Tablas.

Un tercer puente partirá de la zona actualmente ocupada por el polígono industrial de Malmea a través de la avenida de Llano Castellano hasta unirse con Las Tablas por la carretera de Fuencarral a Hortaleza. Estos tres puentes conectarán los barrios del este con los del oeste tanto en transporte público y privado como a pie y en bicicleta. A ellos se sumará un túnel de tráfico rodado que vendrá acompañado de una pasarela peatonal y ciclista. Ambos elementos unirán entre sí la calle Afueras a Valverde, que llega al centro histórico de Fuencarral y la calle Puente La Reina, en Las Tablas.

Vertedero ilegal junto a la ermita de San Roque


Limpieza vecinal

La presencia de grandes solares abandonados ha propociado la aparición de escombreras y vertederos ilegales, como el existente en un descampado a pocos metros de la ermita de San Roque, que será restaurada. Allí, a mediados de noviembre, una treintena de vecinos limpiaron de forma simbólica el descampado que les aísla de la ciudad, donde hay "suciedad, basura e inseguridad".

"Estamos acostumbrados a lidiar a diario con suciedad, basura e inseguridad, pero ya estamos hartos. Cambiando el descampado que separa Fuencarral de Las Tablas, una zona convertida en vertedero, solucionaríamos muchos de estos problemas. Y es que el estado de abandono es tal que durante la limpieza, hemos encontrado hasta una pistola", concluyó la Asociación de Vecinos de Santa Ana de Fuencarral. 

Consulta aquí más noticias de Madrid.