Puede suceder cualquier cosa. Las últimas encuestas que se han dado a conocer exponen un escenario político muy igualado para las próximas elecciones. El Partido Popular sigue recortando distancias frente al PSOE, lo que ha dado un impulso a la esperanza de Mariano Rajoy para proclamarse presidente del Gobierno y desbancar así a José Luis Rodríguez Zapatero.

Los pequeños cambios en número de votos que se auguran en algunas zonas tendrían un considerable efecto a nivel nacional. El PP recortaría distancias frente al PSOE en once provincias. En las comunidades de Andalucía, Catalunya y Castilla-La Mancha, bastiones socialistas, Rajoy sigue sumando apoyos. En Almería, Cádiz, Córdoba, Jaén, Málaga, Sevilla, Ciudad Real, Girona y Lleida los populares mejorarían sus resultados. Además, Huesca, donde se produciría un vuelco electoral, y León podrían ser decisivas.

Y es que las cifras que han publicado Público, ABC, La Vanguardia y El País dibujan un empate técnico entre ambos partidos. El PP estaría a tan sólo dos escaños del PSOE, con una escasa ventaja de dos puntos y medio en estimación de voto, según recoge el macrosondeo del diario Público. Así, los socialistas, que tendrían una estimación de voto del 42,6%, obtendrían 162 escaños frente a 160 del partido de la oposición, que en estos momentos se encontraría con el 40,1% de los sufragios.

Escasa distancia

Todo ello hace prever que, aunque Zapatero alcance la reelección, la distancia entre los dos partidos mayoritarios sería casi ínfima. De hecho, el PP sería el único partido que tendría más diputados que en los anteriores comicios celebrados en 2004. Si estos datos se confirmasen dentro de un mes, el PSOE perdería margen de maniobra para poder completar mayorías. Lo cierto es que, en las últimas semanas, el PP ha venido sumando apoyos rápidamente.

Quien no recuperaría posiciones volvería a ser Izquierda Unida, que perdería su actual escaño de Valencia. Además, la formación liderada por Gaspar Llamazares, que sigue sin despegar, tampoco obtendría el que concurre por Sevilla.

Victoria del PSOE

Pero el resto de encuestas que se han publicado tampoco auguran una holgada victoria de los socialistas, que ven día a día cómo van perdiendo posiciones a falta de un mes. Así, el PP recortaría ocho décimas su desventaja con el PSOE, según el sondeo de ABC. El paro y la crisis económica serían los elementos que podrían pasar factura a Zapatero.

En esta encuesta, la estimación de voto para los socialistas se situaría en torno al 42'2% mientras que los 'populares' alcanzarían el 39'2%, casi dos puntos más que en las anteriores elecciones. Sin embargo, y a pesar de estos resultados, el Gobierno de Zapatero vuelve a obtener el aprobado (5'2) frente a una pésima valoración del PP (3'8). Y este escenario se traslada también a la valoración que obtienen ambos líderes. Así, el presidente del Gobierno registraría un 5'3 mientras que Rajoy, a pesar de mejorar, se quedaría en torno al 4'0.

Clima electoral

Más optimista se encuentra el diario El País, que sitúa la estimación de voto en el 41'9%, para el PSOE, y del 38'9%, para el PP. Aunque la distancia en este caso es ligeramente más amplia, la cifra de quienes prefieren que ganen los socialistas (51%) permanecen estancadas frente a los que confían en el cambio (32%). El caso es que la abundante oferta de propuestas que se han venido anunciando en esta precampaña no ha conseguido "calentar el clima electoral". La participación prevista oscilaría en torno al 71%.

Por su parte, el sondeo recogido por La Vanguardia sostiene que el PSOE tendría una ventaja de 4 puntos a pesar de que el PP resiste. De esta forma, los socialistas mantendrían su número de escaños y que incluso podría sumar uno más hasta obtener 165, mientras que la remontada popular respecto a los resultados de 2004 le permitiría tener 152 (cuatro más que actualmente).