El Gobierno cede y reduce la subida media de la cuota de los autónomos a 5,36 euros al mes

Un hombre trabajando desde casa.
Un hombre trabajando desde casa.
GTRES

Las asociaciones de autónomos ATA y UPTA han anunciado este jueves que han llegado a un acuerdo con el Ministerio de Trabajo para aumentar progresivamente el tipo de cotización hasta el 31 % en 2022, frente al 29,9 % de la actualidad, una información que ha sido desmentida por otra de las organizaciones incluidas en la negociación, Uatae.

El secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, se ha reunido con las asociaciones de autónomos ATA, UPTA, Uatae y CEAC en aras de un acuerdo, que posteriormente deberá recibir el visto bueno de los interlocutores sociales en una reunión que se celebrará esta tarde y refrendarlo en el Parlamento.

Según el documento presentado por ATA y UPTA, la base mínima de cotización aumentará en un 1,25 % en 2019 (+5,36 euros al mes), una decisión que será provisional a la espera de que se formalice un acuerdo que permita vincular las cotizaciones a los ingresos reales. Precisamente este asunto es que el que ha llevado a Uatae a decir que, aunque "está cerca", no se ha cerrado el acuerdo, puesto que trata de que el Gobierno "establezca un compromiso con fecha cierta" para que los autónomos coticen en función de sus ingresos reales antes de que termine 2019.

Para poder llevar a cabo esta vinculación, la Seguridad Social y la Agencia Tributaria están cruzando los datos de afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) con los relativos a obligaciones fiscales y han detectado "cierta disparidad" y una "zona de sombra en la que hay centenares de miles de cotizantes autónomos sin aparente cumplimiento de obligaciones fiscales".

No obstante, según el texto del acuerdo, estos datos son sensibles y requieren "un tratamiento cuidadoso de los cruces" para garantizar la definición precisa del colectivo de autónomos que se encuentran por debajo del nivel de ingresos del salario mínimo interprofesional (SMI).

Por ello, la Secretaría de Estado de la Seguridad Social se ha comprometido a presentar antes del 31 de enero de 2019 un primer documento que desarrolle un sistema de cotización "atenuada" para los trabajadores en alta en el RETA con ingresos inferiores al SMI.

Además, el acuerdo propone fijar una tarifa plana de 60 euros de cotización al RETA, que incluirá la cobertura por contingencias comunes y profesionales y estará controlada a fin de año. De esta forma, la Administración comprobará si el trabajador acogido a la tarifa plana mantiene la actividad por la que fue dado de alta en el RETA para poder continuar beneficiándose de las bonificaciones establecidas durante un año más.

Subida escalonada

De vuelta al tipo de cotización, el incremento se llevará a cabo mediante una subida escalonada que lo situará en el 30 % en 2019, el 30,3 % en 2020 y en el 30,6 % en 2021, para terminar en el 31 % en 2022.

Este aumento es derivado de la obligatoriedad de cotizar —además de por contingencias comunes— por las profesionales, cese de actividad y formación. El objetivo ha sido "acomodar" estos incrementos de las cotizaciones sociales para los trabajadores autónomos mediante un incremento de los tipos de forma escalonada a lo largo de los cuatro próximos años.

De esta forma, en 2019 las contingencias profesionales tendrían un tipo del 0,9 % y el cese de actividad; y en 2020, el tipo para cubrir los accidentes laborales sería del 1,1 %, y el del "paro de los autónomos" del 0,8 %. En 2021, el tipo por contingencias profesionales sería del 1,3 % y el de cese de actividad del 0,9 %; en tanto que en 2022 aumentarían al 1,6 % y 1 %, respectivamente.

La cotización por formación profesional se hace obligatoria también y se mantiene todos los años con un tipo del 0,1 %. A cambio, los autónomos recibirán prestaciones por accidente de trabajo o enfermedad profesional, lo que "podría suponer un incremento de su cuantía", al tiempo que generarán el derecho a cobrar por cese de actividad, duplicando los periodos de duración.

Según el documento, será más accesible el cobro del "paro de los autónomos", dado que su otorgamiento será decidido en una comisión formada por un representante de la mutua, de las asociaciones de autónomos y de la Seguridad Social, quien también se compromete a "clarificar" los requisitos de acceso a dicha prestación.

Además, los autónomos no tendrán que cotizar por contingencias comunes desde el segundo mes de baja y las mutuas deberán realizar programas de formación y prevención de riesgos laborales para los autónomos.

Respecto a los autónomos societarios, la Administración y las organizaciones representativas "discutirán un procedimiento" que permita la incorporación de estos trabajadores al régimen general basado en "el cumplimiento de requisitos objetivos" y de la "voluntariedad de los afectados".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento