La presidenta de Emaya, Neus Truyol, informa sobre las falsificaciones
La presidenta de Emaya, Neus Truyol, informa sobre las falsificaciones EMAYA

El Consejo de Administración de Emaya ha procedido a la aprobación del despido disciplinario de tres trabajadores por falsificaciones de documentos acreditativos de titulaciones académicas y de catalán. Asimismo, ha informado de dos falsificaciones más y de la apertura de un expediente a un representante sindical de esta empresa pública.

Tras la sesión ordinaria del Consejo, la presidenta de Emaya, Neus Truyol, ha afirmado que además, un cuarto trabajador expedientado ha finalizado su contrato y que este no ha sido renovado. Él, por su lado, no podrá volver a trabajar en Emaya.

Dada la gravedad de los hechos, han explicado que desde el Departamento de Recursos Humanos ya hace días que se procede a revisar otros procedimientos de contratación.

De esta manera, de los 60 procesos realizados en los últimos tres años ya se han revisado las titulaciones de catalán presentadas en 10 procesos y se han encontrado dos nuevas falsificaciones.

Según han concretado, una de ellas es un documento falso de titulación de catalán nivel A2 presentada por un trabajador de Emaya que se presentaba a una bolsa de peones especialistas de agua en junio de 2016, a la que se presentaron otras 134 personas. Se ha abierto un expediente disciplinario a este trabajador, que si no puede desmentir la falsedad de su título, también concluirá con propuesta de despido.

El otro caso hace referencia también a un título de nivel A2 de catalán, confirmado como falso por la Dirección General de Política Lingüística, que corresponde a un aspirante a formar parte de la bolsa de trabajo de oficial de taller, de septiembre de 2017.

Esta persona no ha entrado en ningún momento a trabajar en Emaya, por tanto no se abrirá expediente, pero se ha informado del caso, y de la anterior, a la Fiscalía y la Guardia Civil.

Por otra parte, se ha abierto un expediente disciplinario por falta muy grave a un trabajador por presunta implicación en los hechos. Se trata de un representante sindical y aún no ha finalizado el plazo para que presente sus alegaciones, que en su caso serán estudiadas.

DESPIDOS

Tal y como se informó la semana pasada en relación a los despidos, uno de los casos se refiere a la documentación aportada por un aspirante a la bolsa de trabajo para la contratación temporal de oficiales de segunda de electricista.

El departamento de Recursos Humanos, ante las sospechas levantadas por un documento de titulación de formación profesional de grado superior, solicitó verificación en la Conselleria de Educación, que comprobó que no existía tal título. Se requirió al interesado que presentara el título original o certificación de estudios.

Al no poder demostrar la veracidad del título y tras pedir informe al comité de empresa, se cerró el expediente disciplinario por falta muy grave, con propuesta de despido, que ha sido formalizada este miércoles con la aprobación del Consejo de Administración.

Los otros casos hacen referencia a titulaciones de catalán presentadas por participantes en el concurso oposición de peones especialistas de redes. El departamento de Recursos Humanos solicitó a la dirección general de Política Lingüística la comprobación de la veracidad de todas las titulaciones presentadas en este proceso selectivo tras la sospecha de una falsificación surgida en el marco del tribunal.

La Dirección General de Política Lingüística comunicó a Emaya que seis de los títulos de catalán presentados eran falsos. De estos seis, tres correspondían a trabajadores temporales actualmente en activo en la empresa y tres a aspirantes. Las seis personas fueron excluidas del proceso y se abrió expediente disciplinario a los tres trabajadores, por tratarse de una falta muy grave.

RECONOCIMIENTO

Tras comunicarlo a los trabajadores, a sus representantes sindicales y al comité de empresa, se ha cerrado el expediente porque se ha confirmado la falsedad de los títulos, en algunos casos incluso reconocida por los propios trabajadores.

Por este motivo se ha hecho la propuesta de despido para dos de estos trabajadores, que ha sido formalizada este miércoles con la aprobación del Consejo de Administración. El otro trabajador ha finalizado el contrato estos días y no se permitirá que vuelva a trabajar en la empresa.

Además de este procedimiento laboral interno, tal y como se comunicó, estos hechos se han denunciado también a la Fiscalía porque los hechos podrían ser constitutivos de infracciones tipificadas como delitos en el código penal vigente, por estafa y falsificación de documento oficial.

Igualmente se ha pasado toda la información a la Guardia Civil que también investiga los hechos.

UN MES DE COMPROBACIONES

Desde Emaya se ha informado de que en un plazo de un mes se habrán hecho las comprobaciones de todas las titulaciones de catalán presentadas por más de 5.000 personas en unos 60 procesos de contratación, gracias a la agilidad de la colaboración con Política Lingüística.

La comprobación de otras titulaciones también se realizará, pero implica más tiempo y más organismos implicados para comprobar titulaciones muy diversas.