Dos mujeres de 57 y 41 años -madre e hija- han muerto este miércoles en su chalé de Colmenar de Oreja (Madrid) al ser atacadas por sus perros, de la raza dogo de Burdeos, ha informado a Efe un portavoz de Emergencias Comunidad de Madrid-112.

El suceso ha tenido lugar en el número 578 de la calle Ibor, en la urbanización Balcón del Tajo de la citada localidad, donde los maridos de ambas han encontrado a las dos víctimas con diversas mordeduras de perro

Mientras, los animales estaban en el interior de la vivienda cuando en torno a las 12.30 horas los servicios de emergencias han sido alertados por los dos hombres, que han tenido que ser atendidos por una crisis de ansiedad.

Al parecer, los perros pertenecían a la madre, así como la vivienda.

Gran número de mordiscos

Fuentes de la comandancia de la Guardia Civil han indicado a Efe que agentes de la Policía Judicial del cuerpo en Pinto se han hecho cargo de la investigación, aunque en estas primeras horas se ha centrado la atención en los familiares de las fallecidas.

El importante número de mordiscos que presentaban ambas mujeres ha causado un gran impacto tanto en los servicios de emergencia como en sus allegados. 

Los cadáveres ya han sido trasladados al Instituto Anatómico Forense de Aranjuez.

Investigan la agresividad

Por su parte, el Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha tomado muestras a los perros, que serán trasladados al Centro Integral de Acogida de Animales de la Comunidad de Madrid (CIAAM), situado en Colmenar Viejo, donde serán examinados con más detenimiento por los veterinarios del centro, han indicado a Europa Press fuentes de la Consejería de Medio Ambiente.

En ese momento serían vigilados por el CIAAM, cuyos veterinarios determinarán qué les ha podido ocurrir para atacar a las víctimas con tantísima agresividad. Estarán a la espera de las próximas diligencias que ordene el Instituto Armado, que es el competente en la custodia de los canes.

Los animales, según el decreto regional que transpone la normativa estatal en la materia fijada en el Real Decreto 287/2002, no están considerados como raza potencialmente peligrosa, aunque otras comunidades autónomas o incluso municipios sí lo incluyen en sus normas específicas.

Los ejemplares que sí están dentro de esta categoría son Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffodshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileiro, Tosa Inu y Akita Inu.