Aizega, Zonfrillo y Oroz.
Aizega, Zonfrillo y Oroz. EUROPA PRESS

En un desayuno informativo en San Sebastián, Zonfrillo ha comparecido ante los medios acompañado del viceconsejero vasco de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria, Bittor Oroz, y del director del director general del Basque Culinary Center (BCC), Joxe Mari Aizega.

El chef escocés que ha trabajado durante 17 años con comunidades aborígenes australianas ha explicado que la Fundación Orana trabaja en la preservación y difusión de las tradiciones de los aborígenes australianos en "diferentes agendas", aunque la que más interés le despierta es la de la gastronomía.

En este sentido, ha señalado que partiendo de la filosofía de "devolver más de lo que se recibe", la Fundación promueve la creación de negocios gestionados en su totalidad por personas aborígenes australianas con el fin de que produzcan y comercialicen de manera "justa" sus productos. Además, se ha llevado a cabo una labor de investigación y catalogación de más de 15.000 ingredientes nativos que pueden ser utilizados, por ejemplo, en la gastronomía en sustitución de otros.

Zonfrillo ha incluido, además, las tradiciones gastronómicas aborígenes en el menú de su restaurante Orana, en la ciudad australiana de Adelaida, (nombrado Restaurante del Año 2017 en Australia por la revista Gourmet Traveller) y en sus programas de televisión.

El chef ha destacado la "complejidad" de la cultura aborigen australiana y su conexión "espiritual" con la Tierra que le ha permitido descubrir las conexiones que existen en la naturaleza a través de la sabiduría de estas comunidades.

Además, ha explicado que "afortunadamente" estas comunidades han trasmitido voluntariamente todo este conocimiento y participado en los proyectos impulsados por su Fundación, algo a lo que ha comentado, "probablemente ha ayudado el no ser australiano", puesto que las personas aborígenes australianas han sido duramente perseguidas y rechazadas a lo largo de décadas en Australia, y que son conscientes de que "a medida de que sus comunidades envejecen aumenta el riesgo de que sus tradiciones y conocimientos se pierdan".

Asimismo, ha incidido en que el Orana pivota en torno al principio de que todo proyecto que se lleva a cabo "revierte" en la comunidad aborigen de manera que, por ejemplo, los 100.000 euros que recibirá del Premio Basque Culinary World Prize 2018 se destinarán a impulsar proyectos gestionados por las propias comunidades aborígenes que, a su vez, devolverán las cantidades que se les hayan facilitado para promover sus negocios a la Fundación para revertirlo en nuevos proyectos.

Por su parte Oroz ha recordado que el Gobierno Vasco y el Basque Culinary Center de San Sebastián (BCC) pusieron en marcha hace tres años el Basque Culinary World Prize con el fin de "impulsar y visibilizar" la

proyectos transformadores puestos en marcha desde el mundo de la gastronomía en áreas como la tecnología, el medio ambiente, la salud, la educación y el desarrollo social y económico.

Además, ha destacado el trabajo de Zonfrillo en "recuperar una cultura milenaria y proyectarla hacia el futuro", algo que entronca con "el espíritu creador" de este galardón y tiene "grandes similitudes" con la labora del vasco José Miguel de Barandiaran para evitar la pérdida del euskara y la cultura vasca.

Aizega ha destacado que en los tres años en los que lleva en marcha este premio ha habido más de 600 personas nominadas, lo cual, a su juicio, evidencia la existencia de "un movimiento global de chefs comprometidos", así como la "contribución" de la gastronomía al desarrollo económico y social.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.