Dani Rovira, en 'El hormiguero'.
Dani Rovira, en 'El hormiguero'. ANTENA 3

Ser un superhéroe pasa factura. Y, si no, que se lo digan a las costillas de Dani Rovira. El cómico y actor visitó (por décima vez, convirtiéndose así en socio platino del programa de Antena 3) este martes El hormiguero para presentar su nueva película, Superlópez. La producción de Telecinco Cinema se estrena este viernes y el malagueño es el encargado de dar vida al personaje de los cómics de los 70 y 80.

Pero ponerse en su piel no fue nada fácil, ya que para poder rodar las escenas en las que su personaje vuela, Rovira tuvo que colgarse de unos arneses durante horas. A raíz de eso, Pablo Motos le preguntó si prefería "volver a presentar los Goya o volver a ponerse los arneses", a lo que el actor no dudó en su respuesta: "Volvería a presentar la gala antes que volver a ponérmelos", comentó entre risas. "Las horas de arneses me han dejado marcas, sobre todo en las escenas de vuelos verticales. Por mucho mullidito que le pongas, se te clava en las costillas", dijo Rovira.

Los actores que interpretan a superhéroes de Marvel y DC que han pasado por el programa "siempre dicen que pasan horas para ponerse o quitarse los trajes, ¿a ti te ha pasado?", le preguntó Pablo Motos. "Muchas veces tenía que elegir entre comer a gusto sin el traje, fresquito, pero en veinte minutos, o tener una hora para comer, pero pasando calor con el traje y sudando lo más grande", recordó el malagueño.Y añadió: "A ellos les queda bien, pero el de Superlópez es un traje que tiene que quedar muy ridículo, ancho, con arrugas; era muy complicado encontrar la tela que se necesitaba".

En la película, el padre de Superlópez le da un consejo: "Si en España quieres ser feliz, tienes que ser mediocre". Y Rovira comentó esta afirmación: "Es el consejo conservador que le da el padre a su hijo cuando tiene superpoderes porque al final lo que consigue es que se quede solo. Si quieres ser feliz forma parte del rebaño, intenta no destacar, es un mensaje que tiene una carga crítica a esta sociedad española, en la que tenemos cosas maravillosas, pero también otras como esta. El que es diferente, el que tiene una virtud, un don y lo desarrolla y le va bien, al final, tarde o temprano, la sociedad lo va a señalar y en vez de que sirva como inspiración, lo vemos como un rival a batir", comentó el actor. Además, Rovira añadió para finalizar que "la envidia es una admiración mal gestionada. Esta crítica de la película mola mucho, nos hace de espejo a la sociedad española".