Reunión en la Delegación con la Guardia Civil sobre la situación de Valladolid
Reunión en la Delegación con la Guardia Civil sobre la situación de Valladolid EUROPA PRESS

Los cuarteles de la Guardia Civil de Tordesillas, Medina de Rioseco, Zaratán y Laguna de Duero abrirán para atención al público las 24 horas de lunes a domingo y los otros 19 de la provincia de Valladolid lo harán entre semana entre las 9.00 y las 14 horas.

Así lo han señalado la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, y el general jefe de la XII Zona de la Guardia Civil, Clemente García, en una reunión en la que han analizado la situación de los cuarteles de la provincia a la que también han asistido la subdelegada del Gobierno, Helena Caballero, y el teniente coronel y jefe de Operaciones de la Comandancia de Valladolid, Javier Peña.

La reunión se produce después de una instrucción que, según ha explicado el general jefe, se entendió mal, produjo "disfunciones" y problemas, tras lo que la delegada del Gobierno ha asegurado que se ha dado "un paso atrás" y se vuelve a la misma situación que había en septiembre porque el objetivo, al igual que entonces, es dar mejor servicio y mantener la "interconexión" con los ciudadanos en el medio rural para ser más eficaces.

El general jefe ha aclarado que además fue un "error" hablar de "cierre" de cuarteles porque no es cierto, ya que a pesar de que no esté abierta la atención al público en los mismos sí se trabaja, hay patrullas y agentes en el mismo.

Clemente García ha explicado que en junio se hizo cargo de la XII Zona y se planteó como objetivo abrir para atención al público en septiembre y octubre todos los cuarteles cinco días a la semana, ya que antes había menos horas de este servicio. Sin embargo, además de reconocer que se pudo explicar mal, ha señalado que se produjo una "disfunción" en atención a la instrucción general que se dio para toda Castilla y León, que generó problemas en Valladolid, cuando lo que se persigue es atender al público lo máximo posible.

A este respecto, Barcones, tras expresar "toda la confianza" en el general jefe y asegurar que comparten objetivos y vocación de servicio en el mundo rural, ha señalado que el fin es que los ciudadanos en estas zonas se sientan no sólo "objetivamente" seguros sino también "subjetivamente", para lo que es necesario un "equilibrio" entre la atención al público, sobre todo a las víctimas, y las patrullas con servicio presencial.

La delegada, quien ha recordado que Castilla y León tiene las cifras más bajas de delincuencia y de las más altas tasas de esclarecimiento de delitos, ha señalado que aunque el objetivo de mejorar estos servicios es "compartido" con la Guardia Civil se "enfrentan" a una situación "adversa" por la falta de efectivos.

MENOS OPERATIVOS

En este sentido, ha concretado que desde 2011 se ha perdido casi un 5 por ciento de personal de la Guardia Civil en Valladolid y una instrucción en 2014 (a raíz de la obligación de adaptar horarios y descansos tras una penalización de la Unión Europea por esta cuestión) se perdió un 15 por ciento de operatividad.

La delegada ha recordado que precisamente este año se ha sacado una oferta pública de empleo de la Guardia Civil con 3.000 plazas, algo que habrá que mantener en próximos años para cubrir el déficit de personal, que Clemente García ha cifrado en cerca de 700 en Castilla y León.

"El compromiso es volver a llenar los cuarteles", ha señalado Barcones, quien también ha apuntado la necesidad de mejorar las condiciones de los espacios físicos donde se prestan los servicios y devolver los "derechos" que se han quitado estos años y ha censurado que a pesar del descenso de la operatividad potencial no se incrementaran las plantillas.

Pese a ello, Barcones ha asegurado que se plantean mantener los niveles de delincuencia y de esclarecimiento de delitos pero también consolidar los servicios en el territorio, razón por la que se optó por dar más horas de atención al público desde septiembre, algo que no se hacía.

Sin embargo, ha relatado que surgió una controversia al llevar a la práctica la instrucción que se dio y que tuvo los efectos que no se perseguían, de manera que se dio "un paso atrás" cuando se percataron de ello y se mantiene la propuesta de septiembre para intentar mantener el equilibrio entre la operatividad de la Guardia Civil y la atención ciudadano.

El general jefe ha incidido en que todo esto supone un "esfuerzo" a pesar de la situación de las plantillas, algo que en lo que Valladolid no es la peor de las provincias, ya que está cubierto el 90 por ciento de los efectivos.

Además, Clemente García ha afirmado que la "rigidez" de la Administración impide que agentes que se encuentran realizando determinados servicios en cuarteles no puedan salir en patrullas porque el complemento específico que tienen no es el correspondiente para ello, algo que considera que si se llega a la segunda fase de la equiparación salarial que se persigue se podría solucionar.

POLICÍA JUDICIAL

En cuanto al cese del equipo de la policía judicial de la Guardia Civil que estaba destinado en Laguna de Duero y que denunció públicamente la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), Barcones ha aclarado que se trata de una cuestión "operativa".

Por su parte, el general jefe ha señalado que se trata de una reorganización del cuerpo que busca una "mayor eficacia" y se hizo una propuesta de que el equipo de la policía judicial que hay en Laguna, "que es de la Compañía de Valladolid" aunque esté ubicado en la localidad.

De los cinco efectivos que la formaban, que por la instrucción de 2014 es muy difícil hacerlos operativos la Comandancia propone traer tres a la sección de investigación, otro a laboratorio y otro a Tordesillas, ya que en este municipio habría seis y sería más operativa y si se incrementan los otros servicios es ganar en operatividad. Así, lo que hace el equipo de Laguna de Duero que son prácticamente inspecciones oculares pasa a hacerlas el laboratorio de Valladolid y no hay distancia entre ellos.

Además, ha recordado que de las cinco personas que componen esta plantilla hay una vacante y a los cuatro restantes se les ofrece ir a estos destinos, incluso todos podían haber ido a la capital, pero para "sorpresa", sólo una manifiesta su voluntariedad de pasar en comisión de servicio a cualquiera de estos sitios y los otros dicen que no, por lo que la Guardia Civil les deja en expectativa de destino para que pidan donde quieran con preferencia por disolución de unidad porque no han querido pasar en comisión de servicio "a la silla que se llevan".

Barcones ha aclarado que una cosa es un servicio presencial en el territorio y otra los grupos operativos, que no tienen servicio directo de atención al ciudadano, sino que cuando se produce un caso se manda a un equipo u otro y ha apuntado que de las cinco personas sólo una quiere seguir en policía judicial y que su destino estaría a unos pocos kilómetros de donde estaban.

Clemente García ha señalado que con este personal -ahora este equipo compuesto por cinco personas, aunque dos están de baja y hay una vacante- permitía reforzar el laboratorio, que es más especializado, hacer inspecciones oculares desde Valladolid -que es lo que se hacía desde Laguna- y reforzar la investigación, dado que además Valladolid es la demarcación de la Guardia Civil donde las investigaciones de delincuencia son más complejas por ser la ciudad más grande.

Finalmente, Barcones ha reiterado que de las cuatro personas sólo una ha expresado voluntad de seguir en la policía judicial. "Luego se escuchan y se leen muchas cosas muy alejadas de la realidad", ha añadido la delegada, quien considera que tanto los componentes de Guardia Civil como el Gobierno se deben sentir orgullosos de la labor diaria del Cuerpo y "cuando a veces se altera la realidad, flaco favor se hace a esa vocación de servicio público".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.