Accidente en la M115
Imagen de archivo de un accidente en una carretera madrileña. ARCHIVO

La Comisión de Justicia del Congreso ha aprobado este martes, con 28 votos a favor y 9 en contra, el informe de la ponencia sobre la reforma del Código Penal que tipifica como delito huir del accidente después de haberlo causado, que se castigará con hasta 4 años de cárcel.

Es el penúltimo paso en el Congreso de la proposición de ley de reforma del Código Penal, que será previsiblemente aprobada en el Pleno de la Cámara este mismo jueves antes de pasar al Senado.

Más de un año después de que la iniciativa se tomara en consideración, los principales grupos han dado su visto bueno al texto discutido en la ponencia, salvo el de Unidos Podemos, al entender, según su diputado Jaume Moya, que el Código Penal deber reservarse para los ilícitos más graves.

Si se mantiene el sentido de voto de este martes, el jueves el Congreso respaldará que se agraven las penas de las imprudencias al volante, en especial las derivadas del exceso de velocidad y el consumo de alcohol y drogas, y que sea delito el abandono del conductor después de causar un accidente.

Demanda social

Todo ello después de la lucha que por conseguirlo inició Anna González, quien perdió a su marido en 2013 tras ser arrollado con su bicicleta y darse a la fuga el conductor, que iba al volante de un camión. La conducta de éste quedó impune al encontrarse la víctima ya fallecida.

En la reforma penal de 2015, los homicidios causados por imprudencia leve fueron despenalizados. El Código Penal no describe qué es la imprudencia grave o leve, pero el Tribunal Supremo ha definido la grave como "el descuido y olvido de las más elementales normas de prudencia; en el quebrantamiento de las precauciones mínimas exigibles a cualquier persona", según este artículo de Guías Jurídicas.

En su petición en Change.org, González explica que las autoridades consideraron que el atropello había sido resultado de una imprudencia leve, por lo que el conductor fue puesto en libertad. "Con la nueva reforma [la de 2015], se archiva por no merecer reproche penal la supuesta distracción tonta, vamos, sin importancia, del conductor del camión", señala la petición de González.

Y es que se dio la circunstancia de que la víctima murió en el mismo momento del impacto. Si el conductor la hubiera dejado herida, se hubiera considerado omisión de socorro, un delito previsto por el artículo 195 del Código Penal que puede ser castigado hasta con 4 años de cárcel.

Un caso parecido ocurrió en la muerte del piloto Ángel Nieto, en el que el juez archivó la causa por razones parecidas.

La proposición que ahora tramita el Congreso, como reza en su exposición de motivos, responde a una demanda social ante el incremento de accidentes en los que resultan afectados ciclistas y peatones por la imprudencia de los conductores.

Y subraya que, en el caso del abandono, lo que se quiere castigar es "la maldad intrínseca de quien sabe que deja atrás a alguien que pudiera estar lesionado o incluso fallecido y la falta de solidaridad con las víctimas".

Ciclistas y peatones

La proposición también establece que la muerte de varios ciclistas o peatones pase a estar penado con hasta nueve años de prisión en lugar de cuatro.

Durante la sesión de hoy, se ha incluido una enmienda "in voce" para incluir que las imprudencias menos graves al volante con resultado de lesiones leves pasen a castigarse por vía penal y no administrativa como hasta ahora.

Se trata de incluirlas en el Código Penal, de donde fueron sacadas en la reforma de esta ley en 2015.

Para el diputado del PSOE Pablo Bellido, el fin último de esta iniciativa es dar mayor protección a las víctimas, lo que ha compartido Pablo Matos, del PP, en tanto que Irene Rivera (Cs) ha resaltado que con la aprobación final del texto dejará claro este mensaje: "Quien abandona a una víctima, quien se fuga la paga".

Bellido ha agradecido el trabajo de todos los ponentes en la búsqueda de un gran acuerdo que beneficia a las víctimas de las imprudencias.