El descarrilamiento de un tren de Rodalies en Vacarisses de este martes es el tercero en esta zona desde el 2009. Se trata de un tramo con restricciones de velocidad por peligro de desprendimientos, según ha explicado el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet.

En marzo de aquel año un tren con 42 pasajeros descarriló en la estación de Vacarisses-Torreblanca y causó 11 heridos leves, entre ellos el maquinista.

Además, en enero del año 2011 otro tren se salió de la vía por un desprendimento, en aquella ocasión sin causar heridos.

El accidente de este martes ha sido el más grave, puesto que ha dejado el balance de una persona muerta y 49 heridos.

En el tren viajaban 133 personas, 83 de las cuales han salido ilesas.

"Trabajo para días"

El conseller de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, que se ha desplazado al lugar de los hechos, ha afirmado que el talud que se ha desprendido tenía una malla de contención porque era peligroso y que el desprendimiento ha sido "grave".

También ha indicado que en Renfe habrá "trabajo para días" para reparar los desperfectos. "No me atrevo a decir si cinco o diez días", ha señalado.

Asimismo, ha contado que el tren "se ha encontrado piedras sobre las vías" tras el desprendimiento.

Adif dice que revisaron el tramo pero no detectaron peligro

La presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, ha explicado este martes que Adif revisó el tramo del desprendimiento este lunes y el viernes, pero que "no se apreció un indicativo de un precursor de este derrumbe", y que la causa parece ser la climatología.

En una atención a los periodistas en el lugar del accidente, ha asegurado que Adif ha abierto una investigación para determinar las causas del accidente y los "precursores si los hubiese".

Ha detallado que el terreno derrumbado es "un muro de mampostería de mucha altura en esta trinchera singular" de edad importante, y que estos puntos tienen un plan de vigilancia y contingencia, cuyo cumplimiento evaluarán.

También ha especificado que en 2017 hubo una labor de contención en este punto y que analizarán si esa actuación y sus informes eran correctos; y ha añadido que el tramo de vía no tenía ningún aviso ni indicador ni alerta de peligrosidad.

No ha concretado cuándo se restablecerá el servicio en la línea afectada, la R4 de Rodalies, pero ha señalado que los trabajos ya se han iniciado.

Retirarán los desprendimientos, desmontarán la catenaria, retirarán el tren, analizarán los daños en la vía y determinarán las medidas para contener el talud para restablecer el servicio.

También ha expresado su pésame por la muerte de una persona, ha lamentado que haya habido hasta 49 heridos y ha resaltado la coordinación con la Generalitat en los servicios de evacuación y atención a las víctimas.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.