'La casa de papel', Emmy Internacional al mejor drama
La directora de ficción de Atresmedia, Sonia Martinez, y el guionista y creador de la serie 'La casa de papel', Alex Pina, a su llegada a la ceremonia de entrega de los Premios Emmy Internacional, en Nueva York (EE UU). PETER FOLEY / EFE

La serie española La casa de papel recibió este lunes el premio Emmy Internacional en la categoría de mejor drama, durante la celebración de la 46ª edición de estos galardones, que reconocen los mejores programas de televisión producidos y emitidos fuera de Estados Unidos.

La otra serie española nominada en los Emmy Internacional de este año, El fin de la comedia, protagonizada por Ignatius Farray, creada por Miguel Esteban, Raúl Navarro y el propio Ignatius para Comedy Central España, y candidata al premio a la mejor comedia, se quedó sin galardón, obtenido finalmente por la israelí Nevsu, que partía como favorita.

Serie original de Atresmedia Televisión, La casa de papel, considerada la ficción española de mayor éxito de la historia de la televisión nacional, se enfrentaba en su categoría a otras tres ficciones: Urban Myths, del Reino Unido; Um Contra Todos, de Brasil; e Inside Edge, de India.

"Esta es la última parada de un año increíble y un sueño con el que nunca habíamos soñado", dijo a Efe el creador de la serie, Álex Pina. "La serie está funcionando muy bien en todas las latitudes, de norte a sur, en sitios que ni siquiera nos imaginábamos: Arabia Saudí, Turquía, y por supuesto Latinoamérica", agregó.

La directora de ficción de Atresmedia, Sonia Martínez, confesó que la delegación española veía a la serie británica Urban Myths, nominada en la misma categoría, como una seria competidora que podía arrebatarles el prestigioso galardón.

"Ha habido un momento que no lo teníamos muy claro", dijo Martínez minutos después de recibir la estatuilla. "Teníamos un pelín de miedo pero está ahí. Es una culminación de muchas horas de trabajo", afirmó sonriente.

Pina expresó asimismo su emoción por recibir el reconocimiento internacional de La casa de papel, que describió como "entretenimiento puro" y "casi un cómic en muchos aspectos".

"[Estos premios] siempre lo hemos visto con otros, parece que nunca va a tocar en España, pero sí", declaró el creador de La casa de papel, un proyecto que, dijo, seguirá ahora "con todavía más fuerza".

España no conseguía un premio Emmy Internacional desde el obtenido en 1973 por el mediometraje La cabina, dirigido por Antonio Mercero y protagonizado por José Luis López Vázquez.

Javier Bardají, director general de Atresmedia Televisión aseguró que "quien no entienda que hoy ya no se puede alcanzar el éxito con las fórmulas que funcionaban ayer... es que ya forma parte del pasado".

Convertida en un fenómeno de masas en diferentes países de América, Asia o Europa, La casa de papel ha alcanzado el hito de la serie de habla no inglesa más vista en la historia de Netflix.

Del Chile de Pinochet a Alepo

Otro de los grandes protagonistas de la noche fue Una historia necesaria, de Chile, que recibió el premio a la mejor serie de cortos por contar en 16 capítulos historias ocurridas durante la dictadura militar de Augusto Pinochet.

"Nuestro motivo para desarrollarla es poder impactar sobre las nuevas generaciones y hacer recordar a las antiguas lo importante que es tener memoria de lo que pasa en nuestro país", explicó el director y productor ejecutivo del proyecto, Hernán Caffiero. "Sobre todo en el momento en el que los discursos de odio y violencia se hacen tan presente en los momentos de hoy", aseveró.

Mientras, Lars Mikkelsen, el protagonista de la serie danesa Herrens Veje (Ride Upon the Storm) fue premiado como mejor actor por su interpretación de un hombre que se enfrenta a la oportunidad de convertirse en el primer cura de la familia.

El premio a la mejor actriz fue para Anna Schudt, protagonista de la serie alemana Ein Schnupfen hätte auch gereicht, que relata la historia de cómo la comediante Gaby Koster vuelve a los escenarios para aceptar un premio a su carrera artística cinco años después de sufrir un infarto cerebral y quedar en coma.

La producción británica Goodbye Aleppo fue considerada el mejor documental por contar la historia de cuatro periodistas ciudadanos que permanecen en el este de Aleppo durante los intensos bombardeos del régimen sirio, que trataba de recuperar la zona. "Este premio va por todos los ciudadanos periodistas que se juegan la vida por contar todo lo que está pasando", afirmó la directora y productora del largometraje, Christine Garebedian, del servicio árabe de la BBC.

El galardón a la mejor película para televisión o miniserie fue para una producción británica, Man in an Orange Shirt, una historia de amor que se centra en dos parejas homosexuales, una de los años 40 y otra de la actualidad, que se ven afectados por sus circunstancias.