Juicio al 'Chapo' Guzmán
Dibujo de la artista Jane Rosenberg en el que aparece el narcotraficante mexicano Joaquín 'El Chapo' Guzmán saludando a su esposa antes del inicio del primer día de su juicio, en Brooklyn, Nueva York (EE UU). Jane Rosenberg / EFE

Jesús el Rey Zambada García, testigo en el juicio por narcotráfico contra Joaquín Guzmán Loera, dijo que El Chapo ordenó asesinatos como el del jefe de investigaciones del crimen organizado de la Procuraduría General de México en 2005, y reveló el uso de un submarino casero para transportar droga a Estados Unidos.

En su tercer día de testimonio, Zambada, presunto ex socio de Guzmán, señaló que se le pidió que localizara a Santiago Vasconcelos porque no aceptaba sobornos y que también decidió no participar en esa operación porque implicaría matar a civiles inocentes, lo que no le parecía "correcto".

Zambada, a cargo de las operaciones del cártel de Sinaloa en Ciudad México y hermano de Ismael Mayo Zambada, quien se alega fundó ese organización con El Chapo, dijo que Juan José Esparragoza, conocido en la organización como El Azul, otro alto líder, le permitió no participar.

Sin embargo, el intento por asesinar al funcionario de la Procuraduría falló porque los sicarios fueron detenidos.

Sicarios y sobornos

En su testimonio de este lunes, en que la fiscalía intentó esbozar un organigrama del cártel de Sinaloa antes de la guerra contra el de los Zeta, en el que Guzmán Loera estuvo siempre a la cabeza y a su lado Mayo Zambada, El Rey dijo además que ambos le ordenaron también el asesinato de Julio Beltrán, del cártel de Sinaloa, "porque no seguía instrucciones".

Guzmán habría ordenado también matar a Rodolfo Carrillo, miembro del cártel de Juárez y hermano de su líder, después de que este rechazara estrechar su mano, según indicó Zambada, que fue detenido en 2008 y extraditado a Estados Unidos en 2012. El asesinato, que tuvo lugar en 2004, abrió una guerra entre cárteles.

Según el testimonio de Zambada, El Chapo y Mayo le ordenaban los asesinatos, muchos de ellos ejecutados por un sicario del cártel de Sinaloa que trabajaba para él, que identificó como Mechudo.

Recordó que participó con su hermano en varias reuniones, en las que se discutieron los asesinatos y también el pago de soborno de 250.000 dólares ordenado por El Chapo a un capitán de la policía para evitar, en 2003, que fuera capturado nuevamente, tras su primera fuga dos años antes de un penal de alta seguridad en México.

El Rey también aseguró que conoció a El Chapo en 2001 en la montaña donde se había refugiado, que siempre estaba armado y rodeado de seguridad, unos 30 o 40 hombres. Contó además haber visto la pistola del alegado capo con incrustaciones de diamante y sus iniciales en el mango del arma.

Submarino casero

Durante la mañana, El Rey hizo un recuento de cómo operaba el cartel, cómo se transportaba la droga, entre ellos un cargamento procedente de Panamá en un submarino de fabricación casera construido en Colombia y que tenía como destino final Estados Unidos, de las que 20 toneladas fueron confiscadas.

Dijo que él y su hermano invirtieron dinero, así como un millón de dólares de El Chapo.

Por la tarde, la defensa de Guzmán intentó poner en duda el testimonio de Zambada García, debido al tiempo transcurrido entre el momento en que ocurrieron los hechos y su declaración al Gobierno de Estados Unidos tras haber sido extraditado en 2012.