La puesta en marcha del control de colonias felinas censadas, está siendo el "más flagrante incumplimiento" de este Ayuntamiento, pese a que se "repartieron" carnés de alimentadoras para colaborar en la gestión de las colonias que desde la Concejalía de Medio Ambiente se asumieron como responsabilidad municipal, señala el colectivo a través de un comunicado remitido a Europa Press.

La protección de las colonias felinas censadas y comunicadas al Ayuntamiento, se está viendo amenazada, a juicio de los animalistas, con la colocación de jaulas-trampa en diferentes ubicaciones para exterminar a los felinos de la zona, alegando razones de Salud pública.

"El Ayuntamiento está dando luz verde a todos aquellos vecinos y colectivos que, sin previa información por parte de la Concejalía de los beneficios que suponen las colonias felinas -tanto medio ambientales, como éticos y educativos- solicitan la eliminación de los gatos", continúa el comunicado.

El Ayuntamiento, que alega "dudosas" razones de Salud Pública, conoce a través de las asociaciones todo lo relativo al control de las colonias y los beneficios, precisamente en la salud pública, de su correcta gestión.

Por su parte alimentadoras y asociaciones, temen haber facilitado en propuesta a la Concejala María Sánchez, las ubicaciones de las colonias felinas de Valladolid al servicio de Salud y consumo "cuya política ha sido durante años y sigue siendo, el exterminio".

Desde LiberaCyL, han recordado que la entrega de carnés fue el comienzo para organizar municipalmente la gestión

de las colonias conocidas y censadas en Valladolid y que han tenido casi dos años para ponerlo en marcha sin éxito.

El Ayuntamiento alude ahora, según el colectivo, a la concesión de ínfimas subvenciones a protectoras felinas para ayudarles en el control de sus propias colonias, olvidando que Valladolid tiene, sólo registrados, unos 1.000 gatos en más de 50 colonias conocidas, y que es responsabilidad municipal darles la cobertura comprometida.

La perrera municipal continúa sin veterinario clínico pese a haberse cubierto el puesto por oposición, por lo que los animalistas denuncian que se incumple con el compromiso (ahora obligación por la ordenanza) de esterilización de los animales residentes y adoptados en la perrera municipal, como instrumento para trabajar contra el abandono que lleva ya un considerable retraso, concluye el comunicado.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.