Castañas
Castañas EUROPA PRESS - Archivo

Según ha explicado a Europa Press el secretario de la Mesa del Castaño del Bierzo, Roberto Rubio, a falta de analizar los datos estadísticos de la campaña, todo apunta a que 2018 concluirá con un descenso de la cantidad de castañas recogidas respecto a 2017 hasta situarse "ligeramente por debajo de la media", si bien ha apelado a la prudencia para realizar una valoración más concreta.

Rubio ha justificado esa ligera merma de la producción con "diversos factores", como la carencia de las precipitaciones esperadas a finales del verano unida a un mes de septiembre "ligeramente más cálido" que derivaron en un retraso en el desarrollo del fruto e impidieron mayores calibres.

De hecho, ha reconocido Rubio, el tamaño de la castaña del Bierzo se ha situado también "ligerísimamente" por debajo de la media si bien la calidad del fruto se presenta "bastante bien" aunque también "bastante desigual" en función de las distintas zonas de producción.

"En general la calidad ha sido buena", ha concretado el secretario de la Mesa del Castaño del Bierzo a falta de conocer los datos finales de una campaña que se prolongará hasta finales de noviembre tras el parón en la maduración que provocó la nevada de octubre en las zonas más altas donde no se descarta que el fruto de algunos árboles se quede sin recoger.

Dicho esto, ha reiterado un mensaje de prudencia en la valoración de la campaña de la castaña del Bierzo a falta de datos concretos y concluyentes por lo que ha preferido no hablar tampoco de precios para no interferir en lo que queda de recolección.

El secretario de la Mesa del Castaño del Bierzo ha constatado la apuesta de los productores de la zona por el castaño que ha sumado más de cien nuevas hectáreas en los últimos dos años impulsados por la evolución de precios de ejercicios anteriores y por las ayudas aplicadas por ayuntamientos como el de Carracedelo, a lo que ha sumado también que la Junta haya incluido el castaño en la orden de subvenciones de plantaciones de alto valor.

Por otro lado, ha reconocido que este año ha avanzado la superficie afectada por la avispilla por lo que ha hecho un llamamiento a la administración competente para que apueste por los sistemas de control biológicos, convencido de que son los únicos que pueden acabar con una plaga para la que no sirven los productos químicos.

Consulta aquí más noticias de León.