Ciudad de la Justicia. Cartel
Ciudad de la Justicia. Cartel EUROPA PRESS - Archivo

Los hechos sucedieron en marzo de dicho año. Según las conclusiones provisionales del fiscal, a las que ha tenido acceso Europa Press, el acusado y la víctima se concertaron para verse en una cafetería de Marbella para tratar un asunto relacionado con la venta de drogas, en concreto hachís.

El procesado llegó con una hora de antelación, junto a otro hombre que también conocía a la víctima de verse en un gimnasio pero que se fue antes de la cita. Así, la acusación pública sostiene inicialmente que el acusado desinfló la rueda delantera de la motocicleta de la víctima como parte de sus "ilícitos propósitos".

A la hora convenida, víctima y acusado se fueron de la zona juntos en la moto del primero, que conducía. Tras un breve recorrido, al ver este que algo pasaba en la rueda delantera, frenó y se agachó para ver qué pasaba, sin apearse ninguno de los dos, señala el ministerio público en su escrito.

Según el fiscal, el acusado aprovechó ese momento, en el que la postura de la víctima dejaba al descubierto el cuello, "para sacar un arma tipo semiautomática y, colocando el cañón en la nuca, le disparó a bocajarro, provocando de forma instantánea la muerte al destruirle los centros vitales encefálicos".

Una vez se produjo el disparo, la víctima cayó al suelo junto a la moto y el acusado, que no tenía licencia para llevar armas de fuego, huyó del lugar llevándose los objetos que tenía el fallecido, según mantiene la acusación.

Por estos hechos, la Fiscalía acusa al hombre de un delito de asesinato, por el que pide que se le imponga 25 años de prisión; otro de tenencia ilícita de armas, por el que solicita dos años de cárcel: y un tercero de hurto, por el que pide una pena de un año de prisión. Además, insta a que se indemnice a la familia del fallecido con 416.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Málaga.