Familiares de los tripulantes del ARA San Juan
Familiares y amigos de los tripulantes que viajaban en el submarino ARA San Juan se abrazan en la base naval de Mar del Plata (Argentina). EFE

Autoridades de la Armada argentina han confirmado que el submarino argentino ARA San Juan, localizado este sábado de madrugada en el Atlántico tras un año y un día desaparecido, se partió en varias partes en un área de 80 por 100 metros, según el informe realizado por la compañía encargada de la búsqueda.

"La ubicación exacta es muy próxima a la ubicación del informe de la anomalía hidroacústica (consistente con una explosión, detectada por agencias internacionales en 2017), el área donde habíamos asignado un 90% de probabilidades que estuviese. Todas las marinas buscaron en ese área", reconoció José Luis Villán, jefe de la Armada, en una rueda de prensa en Buenos Aires.

Acompañado por el ministro de Defensa, Oscar Aguad, entre otras autoridades, Villán concretó que el submarino fue hallado a 907 metros de profundidad. Según las imágenes obtenidas por el robot sumergido por la empresa Ocean Infinity —contratada por el Gobierno para realizar la búsqueda, que duró dos meses—, el área de escombros es de 80 por 100 metros.

"Esto sugiere, falta la certeza, que podría haber implosionado, colapsado muy cerca del fondo. Porque el desprendimiento de escombros es muy acotado en el área", detalló por su parte el capitán Enrique Balbi.

En concreto, se detectó una "sección mayor", que es el casco resistente, la parte habitable del submarino, que mide de 25 a 30 metros, y otras tres partes del buque en menores dimensiones y formas que coinciden con la sección de proa, popa y la vela.

"Todo el casco resistente, si bien está en una misma unidad, no está partido. Está en una sola pieza, pero sí deformado y abollado hacia el interior, producto de la presión externa de la columna hidroestática. Lo que hace la presión externa del mar es abollar hacia adentro el casco", agregó Balbi.

El capitán señaló que los restos han sido hallados a 500 kilómetros de la costa, a la altura del golfo de San Jorge. La Armada informó en la madrugada de este sábado de que, tras dos meses de rastreo en el océano, la compañía estadounidense Ocean Infinity pudo hallar el submarino.

Balbi añadió que este viernes a la noche se ubicó la posición en el mar del "contacto" que había detectado la empresa y "en horas de la madrugada" operó el robot para descender e identificar "fehacientemente" al submarino, del que hasta el momento solo se han difundido imágenes preliminares de baja calidad por la turbulencia y salinidad de la zona.

Sin equipos técnicos para reflotarlo

Asimismo, el ministro de Defensa argentino, Oscar Aguad, ha reconocido que su Gobierno no tiene medios para reflotar el ARA San Juan y ha adelantado que los próximos pasos son recabar toda la información y estudiar qué hacer.

"Yo diría que no. Que no tenemos medios. No teníamos ni los medios para bajar al mar. Tampoco tenemos ROV (vehículos de inspección remota) para bajar a esas profundidades. Ni tenemos equipamiento para extraer un buque de estas características", señaló Aguad en una rueda de prensa en Buenos Aires.

Por su parte, el jefe de la Armada, José Luis Villán, afirmó que para sacar el aparato, como reclaman los familiares de los 44 tripulantes, hay dos límites: el legal, ya que la jueza que investiga lo que ocurrió al ARA San Juan debe determinar en qué momento se podrían remover los restos, y el otro es un límite técnico.