Furgón de la Policía Nacional
Furgón de la Policía Nacional CNP

Según ha indicado la Jefatura en un comunicado, los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción de la Policía Nacional fueron requeridos a través de una llamada a su Sala del 091 en la que un testigo observó como un joven había agarrado del pelo a una mujer y la había arrastrado por el suelo. Todo ello al medio día y en una transitada calle de la capital alicantina.

Los agentes se personaron en el lugar y el presunto asaltante, al ver a los policías, corrió hacia la carretera y huyó por uno de los carriles de circulación. El detenido opuso gran resistencia y se abalanzó sobre uno de los policías, al que intentó agredir en la cara y desgarró el uniforme, si bien finalmente fue reducido y detenido.

La víctima se encontraba en la acera en gran estado de nerviosismo, y pese a la virulencia del acto, el asaltante no logró llevarse ninguna pertenencia. Los agentes le prestaron la primera asistencia y requirieron servicios sanitarios para atenderla en el lugar.

El detenido al que se le imputó un delito de robo con violencia y otro de atentado a agente de la autoridad fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia. La Autoridad Judicial decretó su ingreso en prisión.

OTRO ROBO DE MÓVIL

Hace una semana, agentes de la misma Unidad de la Policía Nacional realizaron una intervención similar. En esa ocasión, un joven cruzó corriendo la carretera por delante de un furgón de la Policía. Unos metros por detrás le perseguía una joven gritando que le había robado el móvil.

Los policías persiguieron a la carrera al presunto atracador. Este quiso deshacerse del móvil lanzándolo a un balcón pero su intento fue en vano, dos calles después fue alcanzado y detenido.

La victima manifestó a los agentes que instantes antes el agresor le había intentado quitar el teléfono y como está se resistió, comenzó un forcejeo llegando a lanzarla al suelo. Tras el altercado, consiguió arrebatarle el móvil, huyendo a la carrera. La joven se levantó y

persiguió a su agresor hasta que se cruzaron con una patrulla de la Policía Nacional.

Finalmente el móvil pudo ser recuperado y entregado por los Policías a su propietaria.

El detenido, de 30 años, de edad fue acusado de sendos delitos de robo con violencia y desobediencia. Fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia que decretó su ingreso en prisión.

Consulta aquí más noticias de Alicante.