Beret
En cantante Beret en el Parque del Retiro de Madrid. JORGE PARÍS

El sevillano Francisco Javier Álvarez, más conocido como Beret, comenzó, como muchos artistas hoy, subiendo su música a YouTube. A partir de ahí, su popularidad no ha hecho más que crecer. De hecho, su videoclip Te echo de menos ha conseguido ya más de 14 millones de visualizaciones.

El joven ha conquistado con sus letras a personas de todas las edades, y ha llegado hasta países como Argentina, Ecuador o Colombia.

Beret se considera aguien que disfruta cada momento de la vida sin pensar en la posibilidad de perder lo que tiene para así disfrutarlo. No se encasilla en ningún tipo de música, y se considera una personaque depende solo de sí mismo.

¿Qué le hace sentir el hecho de haber superado fronteras y llegado incluso a Sudamérica?
Para mí es una ilusión el hecho de ver cómo la música es capaz de salir de mi país. Me gusta darme cuenta de que no todo se resume en dar pequeños conciertos en España, sino que se globaliza de tal forma que voy a 10.000 kilómetros de casa y me siento exactamente igual que si estuviera aquí.

Ahora mismo, ¿su prioridad es mantenerse en el mundo de la música?
Mi objetivo es no premeditar nada, no decir "bueno, dentro de un año voy a tocar en tal sitio o voy a hacer música de tal forma", sino seguir y que las cosas vengan solas como siempre han venido, sin planificar. Es más bonito así.

¿Esperaba que el éxito le llegaría de esta forma?
No, no, para nada. Yo no me levanté un día y dije "quiero ser cantante". Fue cuando pasó el tiempo. La gente me eligió a mí, yo no elegí ser cantante. Yo era compositor, un amigo mío publicó una canción mía, fue muy bien, y posteriormente yo la publiqué y vi que a la gente le gustaba... y de eso hace ya cuatro años.

¿Tiene alguna costumbre o ritual antes de salir a un concierto?
Bueno, es una tontería, pero antes de salir tiro una botella medio llena al aire. Si cae de pie, es que va a salir bien, y si no, es que algo va a fallar. Menos mal que siempre cae de pie (risas).

Muchos niños de 13 y 14 años escuchan sus canciones, ¿qué idea les quiere transmitir con sus letras?
Me gustaría que desde pequeños tengan claro que la única persona de la que tienen que depender es de ellos mismos, que no se dejen guiar por lo que opine la gente ni por las presiones sociales, que no piensen que el dinero y el éxito les da la felicidad. Quiero transmitir un nuevo pensamiento, que para sentirte completo no hay que hacer a veces lo que se debe, sino lo que tú sientes.

¿Le da miedo esa influencia que puede ejercer en ellos?
No, porque mientras sea un mensaje positivo lo que transmito... Al revés, tengo confianza. Dudo que en un futuro me arrepienta de alguna letra que haya escrito.

Alguna vez ha dicho que ha ido demasiado rápido en el mundo de la música, ¿qué cree que hubiera pasado si hubiera ido más despacio?
Tal vez lo habría saboreado todo más, más lento es más bonito.

¿Qué consejo le daría a alguien que quiere entrar en el mundo de la música?
Que tenga confianza en sí mismo y que, si escucha a alguien externo, que sepa muy bien elegir a quién, porque mucha gente le va a decir lo que debe hacer y puede confundirse. Y aunque falle mil veces, que siga.

En muchas canciones habla del miedo y dice que hay que ir hacia él, ¿alguna vez lo ha hecho?
Sí, constantemente.

¿Por qué?
Porque si te da miedo una cosa y huyes de ella, al final nunca harás esa cosa y vas a estar limitado, vas a tener miedo siempre. Si la haces, se te quita el miedo. El miedo solo se te va cuando das el primer paso.

¿Le asusta lanzar una canción y que no tenga tanto éxito?
No pasaría nada, mi felicidad no depende de la música. Mi felicidad son cosas más sencillas. Si todo depende de la pata de una silla y se rompe, te vas a la mierda. No puedes estar pensando todo el rato en que puedes perder algo porque no lo disfrutas.

Entonces ¿no hay nada que le asuste ahora mismo?
Perder el tiempo.