Navarra aumentó en 2017 su consumo energético en un 9,28% respecto al año anterior, debido al incremento de la actividad económica (con un aumento del PIB del 3,2%). Los consumos de los distintos derivados del petróleo y del gas natural soportaron aumentos del 8,96% y del 13,39%, respectivamente, y de la electricidad un 5,72% más que en 2016. El sector de la Administración y servicios públicos ha reducido su consumo en un 2,62%.

Las cifras están tomadas del Balance Energético de Navarra en 2017, que este viernes se ha presentado en el Palacio del Condestable por técnicos del Departamento de Desarrollo Económico, en el marco del ciclo de conferencias 'Viernes de Desarrollo Económico', según ha informado el Gobierno foral.

En cuanto al tipo de energía empleada, el 68,46% de la usada en Navarra en 2017 fue fósil: petróleo y derivados (42,69%) y gas natural (27,77%). La electricidad supuso el 20,78% del total de energía consumida.

Otro aspecto del Balance es la repercusión económica de la energía. Navarra gastó 1.867.741.000 euros en pagar la energía gastada en 2017. Mientras, el valor de la energía producida en la Comunidad Foral ascendió el pasado año a 404.837.651 euros.

La industria (un 40,08% del total de la energía) y el transporte (37,77%) siguen siendo los sectores con más gasto energético. En la comparativa con 2016, destaca el incremento del consumo industrial en 2017, del 23,6%, y del transporte, el 11,89%. El resto de sectores, sin embargo, han registrado un gasto energético inferior. Así, destaca un descenso del consumo doméstico del 23,05%, del sector de comercio y servicios (8,22%) y de la administración (2,62%). El sector de la agricultura ha tenido un ligero incremento del 0,51%.

Tomando una perspectiva temporal más amplia, ha añadido, el consumo total de energía es un 3,02% menor que el registrado en 2007. Las dos fuentes mencionadas más arriba, petróleo y gas natural, han trazado curvas inversas en las gráficas. En la última década, mientras en Navarra se gasta un 13,81% menos de cantidad de hidrocarburos, el consumo de gas natural se ha incrementado en un 13,44%. La eficiencia de los motores de combustión de un parque móvil en camino de renovación es la principal causa de la primera cifra.

En el caso del gas natural, combustible no empleado hace 25 años, la extensión a toda la Comunidad foral (95% del territorio) y el consumo industrial en un contexto económico más favorable dan la explicación a este aumento.

NAVARRA, CON LUZ PROPIA

Respecto a la electricidad, en los últimos 10 años apenas se registran diferencias de consumo. En 2017, el gasto de energía fue un 0,56% superior al de 2007, aunque un 5,72% más que en 2016.

Sobre esta energía, el Balance señala que Navarra tiene capacidad de generar toda electricidad que consume. Así, el documento señala que "prácticamente en su totalidad la energía eléctrica es de producción propia por medio de centrales hidroeléctricas, parques eólicos, instalaciones solares y centrales térmicas de cogeneración". También destaca el trabajo que desde la entrada en funcionamiento de los ciclos combinados de Castejón, "Navarra es una comunidad exportadora en electricidad".

Del total de electricidad que gasta Navarra en un año, el 55,98% tiene origen en fuentes renovables. En 2017, Navarra ha producido más energía eléctrica renovable (60,68%) que no renovable (39,32%) y el volumen generado se ha incrementado un 7% respecto a 2016.

FOMENTO DE RENOVABLES

En la jornada también se han presentado las medidas aplicadas por el Gobierno de Navarra relacionadas con lo establecido por el Plan Energético, PEN 2030. Se han repasado la instalación de placas solares en instalaciones de titularidad pública como el Camping de Urbasa, la Ciudad de la Música o en algunas de las dependencias de la Administración, como el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra. En la jornada, se ha mencionado especialmente el proyecto energético de ahorro garantizado utilizando biomasa en la residencia El Vergel que gestiona un proveedor de servicios energéticos hasta 2028, ha indicado el Ejecutivo.

Asimismo, se ha dado cuenta de las convocatorias de ayudas a las entidades locales para la promoción de la eficiencia energética, el uso de renovables y el impulso a la movilidad eléctrica. Para una dotación presupuestaria de 1 millón de euros en 2017, se han presentado 132 expedientes.

De igual forma, se han recordado las deducciones por inversión en instalaciones de energías renovables y en movilidad eléctrica para este año, presupuestadas en 150.000 euros cada una de ellas. Respecto a las inversiones en instalaciones en renovables, se ha ejecutado el 54% del presupuesto; y un 70% de la dotación prevista para la compra de vehículos eléctricos o instalación de puntos de carga.

Consulta aquí más noticias de Navarra.