La Policía Nacional ha detenido en Zaragoza a César Román, el empresario conocido como el Rey del Cachopo, investigado como presunto autor de la muerte de su novia Heidi Paz Bulnes, cuyo cuerpo apareció desmembrado en una maleta en agosto, han informado fuentes policiales.

La detención se ha producido esta mañana en un restaurante en el que trabajaba en en el barrio de Delicias en Zaragoza, gracias a la colaboración de la dueña del local, que sospechó de él y dio aviso a la Policía. El presunto homicida se identificaba con un nombre falso y había cambiado de apariencia física.

La Policía hizo acto de presencia en el restaurante Gerardo, lugar en donde trabajaba como cocinero desde hacía tres meses, pasadas las 11 horas y han procedido a su identificaciòn sin que mostrase resistencia. "Yo soy la persona que están buscando", ha indicado.

El arresto se ha producido el día después de que se difundiera el resultado de la prueba de ADN que confirmó que el cuerpo que apareció el pasado 13 de agosto en una maleta en una nave industrial del barrio madrileño de Usera era el de Heidi Paz.

Tras la confirmación, este jueves mismo se dictó una orden de detención contra el empresario, que también se encontraba en paradero desconocido.La familia de la joven, de 25 años y nacionalidad hondureña, denunció su desaparición el 23 de julio. Una semana después se denunció la de César Román. Poco después, el 13 de agosto, apareció el cadáver descuartizado en una maleta en esa nave, que era propiedad del Rey del Cachopo.

Fuentes policiales han informado de que César Román tiene antecedentes tiene antecedentes por delitos de lesiones, estafa, falsedad documental y quebrantamiento de una orden de alejamiento respecto de otra mujer.

"Está tranquilo"

Román ha pasado la noche en el calabozo de la Jefatura Superior de Policía de Zaragoza, según ha informado su abogado, Javier Notiboli, tras el registro que la Policía Nacional ha efectuado en el domicilio que el Rey del Cachopo ha ocupado durante los "pocos meses" que ha residido en la capital aragonesa.

"Está tranquilo", ha manifestado el letrado, si bien ha destacado que durante la diligencia no ha tenido contacto con el detenido, como es preceptivo.

No hay acusación formal, ha añadido, y su condición es la de investigado por un presunto delito de asesinato.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.