Sweet potatoes fries (boniato) con crema agria
Sweet potatoes fries (boniato) con crema agria  EMMA GARCÍA

¿Si decimos sweet potatoes fries suena muy raro? Vale, nos quedamos con el más clásico aunque tal vez menos glamouroso boniatos fritos. Una alternativa a las patatas fritas que lleva tiempo de moda en otros países y que aquí también empieza a verse en muchas hamburgueserías y restaurantes modernetes.

Nosotros los hemos probado y nos han gustado mucho, sólo que en lugar de hacerlos fritos hemos hecho una versión más sana al horno. Con unas gotas de aceite ya quedan perfectos.

Una salsa agria es la pareja perfecta para este snack de boniato. Compensaremos su dulzura y le daremos un toque ácido que le va perfectamente. Aunque encontrar sour cream aquí no es fácil vamos a ver como preparar una versión casera rápida.

Ingredientes

  • Boniato
  • Ajo en polvo
  • Orégano seco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Para la crema agria

  • 200 ml. de nata para montar
  • Zumo de medio limón
  • Sal

Preparación

No vamos a poner cantidades de boniato porque depende mucho de cuánta cantidad queramos hacer y del tamaño que tengan, pero con un par de boniatos grandes de unos 200 - 250 gramos ya vamos a tener una buena ración. Hay que pensar que este plato se suele utilizar como aperitivo o como guarnición, no como plato único.

Empezamos preparando la crema agria. Tenemos que mezclar la nata antes de montarla con el zumo de medio limón, taparla con papel film y dejarla reposar media hora en el frigorífico. Podríamos sustituir el limón por un chorrito de vinagre.

Mientras reposa la crema, lavamos bien y pelamos los boniatos. Los cortamos como si fueran patatas fritas estilo rústico en gajos. Pero si preferimos, también podemos hacer la forma clásica alargada y rectangular.

Ponemos los trozos de boniato en una fuente de horno antiadherente (o sobre papel de horno) con un poco de aceite de oliva virgen extra, ajo en polvo y sal. Removemos con las manos o una cuchara de madera para que se mezclen bien todos los ingredientes.

Ponemos la bandeja en el horno precalentado a 200 grados y horneamos unos 20 minutos dependiendo del grosor de los gajos.

Mientras se hornean los boniatos, montamos la nata con un poco de sal y ayuda de unas varillas eléctricas. En un momento estará lista.

Sacamos los boniatos del horno y los servimos calientes. Espolvoreamos por encima un poco de orégano y los acompañamos con la salsa agria.