Pilar del Olmo antes de participar en la gala
Pilar del Olmo antes de participar en la gala EUROPA PRESS

Las distinciones, que se retoman después de ocho años, reconocen el esfuerzo de las pequeñas y medianas empresas del sector por incrementar su competitividad mediante fórmulas como la incorporación de la creatividad al servicio que prestan, la oferta de productos con un mayor valor añadido, el aprovechamiento de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en la gestión de sus negocios o la apertura de nuevos canales de venta.

Los criterios a la hora de examinar cada candidatura han sido, en primer lugar, los proyectos comerciales que apuestan por la creatividad, el aumento de la dimensión empresarial y la mejora de la imagen de marca.

Un segundo bloque evalúa las buenas prácticas, tales como la oferta de productos que conlleven un valor añadido para el cliente, el desarrollo de iniciativas encaminadas a la diferenciación y la fidelización, los procesos de formación interna que repercutan en una mayor satisfacción del usuario y el fomento del relevo generacional. Por último, se valoran la capacidad de adaptación y aprovechamiento de las TIC, y en concreto la fusión de los canales 'on line' y 'off line' como estrategia de mercadotecnia tradicional y digital, el uso de las redes sociales y la introducción de tecnologías en procesos como la realización de pedidos o ventas.

En el caso de Supermercados La Salve, la empresa que ha obtenido el galardón en la categoría autonómica y que tiene como establecimiento insignia la tienda de la localidad segoviana de Coca, los méritos más reseñables son su capacidad para acrecentar el tamaño del negocio desde sus orígenes en 1982 de la mano de un modelo que prioriza el medio rural y está basado en "la proximidad, la calidad, la cercanía y la innovación".

Asentada en poblaciones de entre 1.000 y 3.000 habitantes, la firma destaca asimismo por "su compromiso con la formación continua de su plantilla y con el empleo femenino", que supone el 85 por ciento del total y "es de vital importancia para fijar población en los municipios de menor tamaño", según ha reconocido el jurado. El premio obtenido consiste en una escultura de Gonzalo Coello y 9.000 euros en metálico.

JURADO

El jurado ha estado integrado por la directora general de Comercio y Consumo, Irene Núñez; el presidente del Consejo Regional de Cámaras Oficiales de Comercio, Industria y Servicios de Castilla y León, Fernando Escobillas; Rosario Sanz, en representación de la Confederación de Comercio de Castilla y León (Conferco), y técnicos de la Junta.

En lo que respecta a los galardones en las categorías provinciales, con una dotación de 3.000 euros cada uno, los tribunales encargados de fallarlos han estado formados por personal de los servicios territoriales de Economía del Gobierno autonómico, de la patronal Conferco y de la Cámara Oficial de Comercio de cada territorio.

Por provincias, la pyme ganadora en Ávila ha sido Embutidos Ignacio Caro, de carácter familiar y dedicada desde hace más de 25 años a elaborar y comercializar embutidos y cárnicos. Se caracteriza por la calidad y variedad de sus productos -con recetas innovadoras de fuet o pinchos morunos- y su alto grado de implantación tecnológica, que le ha permitido abrir canales de venta telefónica y en redes sociales.

En Burgos el premio ha recaído en La Lechería, ubicada en Miranda de Ebro, que vende bebidas y alimentos artesanos y naturales, además de ecológicos, y combina técnicas de mercadotecnia 'off-line' y 'on-line'. La tienda realiza degustaciones y talleres junto con sus proveedores para su oferta al cliente, al que también invita a visitar las granjas que le suministran la leche para sus lácteos.

El galardón en León ha sido para Audio Óptica Europa que desde sus inicios, hace más de 30 años, ha optado por una imagen de boutique, simulando el mobiliario y la estética de comercios tradicionales de alta joyería. Prueba de su apuesta por la innovación es que esta empresa fue pionera en unirse a una central de compras de óptica. Asimismo, destaca en el ámbito de la Responsabilidad Social Corporativa.

Muebles Docar ha sido el comercio premiado en Palencia. Sus productos tienen el valor añadido de configurarse a gusto del cliente. El negocio, en manos ya de la segunda generación familiar, está especializado en el diseño de interiores, para lo que emplean presentaciones en 3D y 4D en colaboración con los fabricantes de muebles más pioneros del sector. Desde el punto de vista de la gestión, la firma trabaja en un módulo de realidad virtual para incorporar a su programa de diseño.

ROPA Y COMPLEMENTOS

En la provincia de Salamanca el reconocimiento de los XI Premios de Comercio Tradicional ha recaído en Raquel Szalay, dedicada a la venta de ropa y complementos para la mujer. Se trata de un establecimiento comercial muy abierto a la participación social e implicado en distintas iniciativas solidarias de su ciudad, que está muy comprometido con el trato y la comunicación personalizados con el cliente.

Supermercados La Salve ha sido la empresa galardonada en Segovia, además de la categoría autonómica. Volcada con el medio rural, cuenta con 23 tiendas en diferentes poblaciones de la Comunidad y basa su negocio en las buenas prácticas comerciales. Fue la primera compañía del sector en implantar el libre servicio de pescado en Castilla y León. En la actualidad ofrece a sus clientes la posibilidad de tramitar los pedidos personalmente, por teléfono o por Internet, gracias a la conexión de la venta 'on line' con las tiendas físicas.

La confitería Almarza, de Almazán, es el comercio premiado en la provincia de Soria. El establecimiento abrió sus puertas por primera vez en 1820. Comercializa productos totalmente artesanales, elaborados con materias primas locales, e imprime creatividad a sus envases. Sus dulces son un reclamo fuera de su territorio, ya que se estima que entre el 70 y el 80 por ciento de sus clientes proceden de provincias limítrofes y comunidades más lejanas, como Madrid, Navarra o Aragón.

El premio en la provincia de Valladolid ha ido a parar a Kylarny, dedicada a la confección y distribución textil. La marca, líder en el subsector del polo y la camisería, afronta actualmente un proceso de expansión internacional centrado especialmente en México, donde al igual que en Estados Unidos ha registrado su marca.

Para finalizar, el galardón en Zamora ha sido para Ballesteros Ham&Wine, empresa familiar de alimentación con sede en Toro y más de 40 años de trayectoria, experta en jamón y vinos. Su apuesta por la creatividad se traduce en un concepto diferente de establecimiento, donde se diferencian la zona de venta y exposición de productos de la destinada a catas y eventos. Es digna de mención su mejora continua de la imagen de marca, siempre acompañada de un mensaje claro a modo de eslogan.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.