La previsión es que, durante unos seis meses, los centros atiendan al público un solo día a la semana, coincidiendo con los periodos de vacaciones, "debido a la falta de personal en las oficinas de Calahorra y Logroño".

Desde el Sector de la Administración del Estado de la FSC de Comisiones Obreras "venimos denunciando la falta de personal en todas las oficinas de la Seguridad Social, principalmente en los CAISS, y la situación de estrés en la que los compañeros y compañeras se ven envueltos, día a día, para llevar a cabo su trabajo".

"Debido a una mala política de personal, además de los compañeros, son los ciudadanos los que se van a ver perjudicados con esta medida. Con estos cierres, van a estar obligados a desplazarse a Logroño, Haro, Calahorra o Arnedo, dependiendo de la cercanía, con el consiguiente gasto en dichos desplazamientos y la acumulación de tareas que va a acarrear en los centros a los que se desplacen".

Esta situación -continúan- "no es algo pasajero, ya que a la elevada media de edad de los empleados públicos en Seguridad Social, hay que sumar la escasa convocatoria de plazas en la oferta de empleo público, con lo que en un período no muy largo (entre 5 y 8 años), si no se pone remedio, la plantilla de empleados públicos de la Seguridad Social se va a ver mermada en unos porcentajes muy altos".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.