En un comunicado, y en alusión al anuncio de la disposición de Alcoa a ampliar el período de consultas, la sección sindical de la CIG plantea la posibilidad de "sentarse a negociar alternativas para la fábrica que garanticen la continuidad de los empleos y la actividad productiva" si la multinacional "cumple la premisa" de retirar el ERE.

No obstante, afirma que la CIG no aceptará "un chantaje" de Alcoa para "obligar" a los trabajadores "a constituir la mesa de negociación, a la que no damos validez legal por entender que el expediente debería ser abordado en cada centro de trabajo, a cambio de ampliar el período de consultas".

"Ni estamos de acuerdo con los argumentos de la empresa para justificar el ERE ni con sus formas", señala la CIG, quien incide en que la fábrica "es viable y tiene futuro". "Y eso es por lo que vamos a pelear hasta el final", asevera.

En lo tocante a posibles compradores, esta representación sindical se muestra cautelosa ante las informaciones de la ministra de Industria, Reyes Maroto. "Lo importante ahora es que se paralice el ERE y, a partir de ahí, si Alcoa insiste en el cierre, los gobiernos deberán tomar las medidas necesarias". "Y si no hay comprador, sería en la SEPI el lugar adecuado donde esta empresa tendría que reincorporarse", apostilla.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.