Aguacate
Imagen de un aguacate partido por la mitad. GTRES

¿Blanco y en botella? Leche. ¿Verde por dentro y verde por fuera? Verdura... o no. Hay cosas que parecen lo que no son. O simplemente nos empeñamos en confundirnos. Es el caso del aguacate. ¿Te parece una verdura, acaso una hortaliza? Pues no, no lo es.

Un fruto es el ovario fecundado de una semilla y eso es el aguacate. Un fruto de la especie Persea americana o Persea Gratissim obtenido de un árbol (el aguacate) de la familia de las Lauraceae. Los tipos de aguacate más conocidos son el Has, el aguacate bacon, el fuerte, el zutano y el aguacate Russell.

De acuerdo, no tiene azúcar. Pero ¿dónde se dice que todas las frutas y frutos deban ser dulces? Tampoco su composición ayuda a que nos resulte evidente que se trata de una fruta. Ocurre que su contenido líquido es mucho más pequeño que en la mayoría de frutas y en cambio su contenido oleaginoso y en fibra alimentaria es más alto de lo habitual.

Otro elemento que despista es su contenido en grasa. Es verdad que el aguacate tiene hidratos de carbono y muchos ácidos grasos, pero resulta que lo suyo son grasas beneficiosas. Es decir, que cuando alquien te diga que el aguacate engorda no está diciendo la verdad.

Al aguacate se le considera un superalimento. Las razones: tiene ácidos grasos monoinsaturados, compuestos bioactivos (alguno antioxidante), potasio, vitamina E, vitamina B6, ácido fólico y fibra. Contiene fibra y tiene un efecto saciante, pero no tiene propiedades adelgazantes.

Encontramos aguacates de octubre a junio.. y cada vez mejores. Su calidad ha mejorado mucho porque ahora son españoles. No es chovinismo, es cuestión de cercanía. Ahora llegan a la frutería antes. Recorren menos kilómetros porque vienen de la Axarquia malagueña y de la Costa Tropical granadina.

¿Afrodisiaco?

El aguacate ya era conocido como estimulante erótico en las cortes de incas, aztecas y mayas. Los aztecas le llamaban ahuacatl, que quiere decir testículo. Los comían machacados, mezclados con cebollas rojas. Ahora los comemos más como lo siguen haciendo los mejicanos, en guacamole. Toma nota de la receta de verdad... y no compres esa papilla que te venden en el supermercado!

¿Por qué gusta tanto a los 'millennials'?

La adicción de los millennials al aguacate es una realidad y un estudio de la Universidad de Yale lo explica científicamente. Resulta que cuando se combinan la grasa y los carbohidratos, una comida se vuelve más saciante que si solo contiene uno de los dos. El cerebro valora tanto los alimentos que contienen grasas como los que tienen carbohidratos, ya que nos hemos acostumbrado a pensar que estos alimentos aportan mucha energía.