Radar fijo
Radar fijo, en una imagen de archivo. Archivo

Cuatro túneles ubicados en los accesos a la ciudad de València, cuentan desde este miércoles, en sentido de entrada, con radares fijos para controlar la velocidad de los vehículos. El objetivo de esta medida, según afirma la concejala de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato, es prevenir los excesos de velocidad que pueden acabar en accidentes, por lo que se pretende reducir, en última instancia los siniestros graves y con víctimas mortales.

Los nuevos dispositivos, cuya instalación ha tenido un coste total de 141.024 euros para las arcas municipales, se encuentran en la entrada a los túneles de la avenida del Cid y de la autopista del Saler, en el paso inferior de la ronda norte en sentido hacia el mar, y también de entrada en el túnel de la avenida de las Cortes Valencianas, según han informado desde el Ayuntamiento de València.

Menguzzato apunta a la "finalidad pedagógica" de los radares fijos y niega su posible afán recaudatorio. En su opinión, "cumplen con una función preventiva porque están anunciados con anterioridad a la entrada del túnel y, por ello, esperamos que los conductores y conductoras reduzcan la velocidad". Con ello, prosigue, "estaremos más cerca de lograr el objetivo de reducir al máximo el número de víctimas de accidentes, el objetivo de cero muertos".

Los túneles no son los lugares en los que se producen más accidentes, pero "sí está comprobado que son el enclave más peligroso, y por eso hemos tomado la decisión de ponerlos en estos cuatro puntos de la ciudad", explica la concejala para justificar la elección de los emplazamientos para los raderes fijos. Su acondicionamiento se complementará con los radares portátiles de la Policía Local que, habitualmente, se sitúan en la zona del centro urbano, en los márgenes del antiguo cauce del río Turia, en la ronda norte y en el bulevar sur.

Balance de accidentalidad

En lo que llevamos de 2018, y en comparación con los datos del mismo periodo del año pasado, se ha observado una disminución de accidentes de tráfico sin heridos. Según la estadística facilitada por el Ayuntamiento de Valencia, hasta el pasado 31 de octubre, el número de siniestros sin víctimas se situó en 4.097, frente a los 4.255 accidentes sin víctimas durante el mismo periodo de 2017.

En cuanto a los accidentes de tráfico con heridos, hasta el 31 de octubre de este año se han registrado 2.710, una cifra algo superior al mismo periodo del año pasado, que fue de 2.607. Respecto a las víctimas mortales en accidentes de tráfico, el volumen registrado en los diez primeros meses de  2017 y 2018 ha sido el mismo, 12, según los datos de la Policía Local.

Consulta aquí más noticias de Valencia.