Miguel Ángel Vázquez, consejero de Cultura de la Junta
El consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Vázquez. FERNANDO RUSO

Este viernes es el Día del Flamenco en Andalucía, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. ¿Cómo se va a celebrar?
Con la misma ilusión que el primer día que nos reconocieron Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, con actividades en las ocho provincias de Andalucía. Es una agenda variopinta, diversa y repartida por toda Andalucía. Y lo que viene a suponer es nuestra apuesta por el flamenco, no solamente como seña de identidad sino también como industria cultural que nos permite que sea el mejor embajador de Andalucía en el mundo. Y nuestra oferta para el flamenco va a estar recogida en el Plan Estratégico para el Flamenco que estamos elaborando, donde se va a abordar una mayor implicación en el sistema educativo, una mayor promoción exterior y una apuesta por una financiación estable tanto para la industria cultural como para el tejido asociativo. Tenemos un proyecto global e integral para el flamenco, porque queremos que sea, además de seña de identidad, un elemento de generación de riqueza y empleo.

¿La supervivencia entonces del flamenco está asegurada?
Sí, pero no solo porque lo defienda la Junta de Andalucía, que tiene el deber y el compromiso de defender la promoción, conservación y difusión del flamenco. Sino que está todo el tejido asociativo y sobre todo el muchísimo talento de hombres y mujeres que difunden el flamenco.

¿Qué ha supuesto para el sector y para la comunidad la aprobación de la Ley del Cine?
Es un hito, en España es la primera ley autonómica, y además una ley avanzada, pionera, que responde a las demandas del sector con una ley que hemos elaborado desde el primer minuto a través del dialogo y el acuerdo con el sector. Y sobre todo establece un marco estable de relación y una garantía de financiación. El cine, a día de hoy en Andalucía, es señal de calidad. Tenemos actores y actrices de primer nivel nacional e internacional, tenemos empresas del sector técnico que trabajan en todo el mundo. Tenemos una Andalucía con unas condiciones ambientales, patrimoniales, de paisaje y de luz que hace que sea un buen sitio para los rodajes. Es una apuesta por una industria cultural que tiene muchísimo futuro en Andalucía y que además genera muchísimo empleo. Hay determinadas ramas del sector audiovisual en las que hay pleno empleo.

Andalucía acogió más de 1.400 rodajes en 2017, que generaron más de 122 millones de euros. ¿Se ha consolidado ya Andalucía como plató?
Tenemos que seguir trabajando y ofreciendo aún mejores condiciones, tenemos que ser capaces de convertirnos en el primer destino audiovisual de España. Condiciones tenemos, ambientales, meteorológicas, de luz, tenemos también recursos humanos para poder hacer frente. ¿Qué nos permite acoger rodajes? Aparte de difundir la imagen de Andalucía hacia el exterior, nos permite crear un tejido productivo y estable, y que el sector del cine sea también uno de los elementos que tire del carro de la creación de empleo en nuestra tierra.

Los Goya salen de Madrid por segunda vez en su historia para recalar en Sevilla. ¿Qué va a suponer esta celebración para la ciudad?
Es un reconocimiento del buen trabajo que se viene haciendo en Sevilla a través del Ayuntamiento, que en los últimos cuatro años ha hecho una apuesta distintiva e inequívoca por la cultura y al mismo tiempo por lo mucho y bueno que se produce de cine aquí en Andalucía.

Está a punto de cumplirse un año de la inauguración del Año Murillo. ¿Qué valoración hace de estos 12 meses?
Ha sido un gran éxito para Sevilla, un elemento de atracción de visitantes, también un buen medidor de que cuando se trabaja conjuntamente entre las distintas administraciones públicas e instituciones privadas se consiguen grandes objetivos. Para la Junta de Andalucía ha supuesto la oportunidad de poner en valor los fondos que tiene en el Museo de Bellas Artes de Sevilla y apoyar esta iniciativa del Ayuntamiento de Sevilla para recuperar, que estaba un poco olvidado, el personaje Bartolomé Esteban Murillo, una de las grandes figuras del barroco español. Lo hicimos con la primera exposición, Murillo y los capuchinos, que ha sido la exposición temporal más visitada de la historia del Bellas Artes de Sevilla, y ahora estamos ultimando, que se inaugura a final de mes, la segunda gran exposición, que será una antológica de Murillo, del mismo nivel o superior incluso a la que hicimos a finales del año pasado. También nuestra colaboración ha estado de la mano de la recuperación y restauración de lienzos de Murillo, desde El jubileo de la Porciúncula, que pertenece al museo de Colonia y que va a permanecer en el Bellas Artes de Sevilla durante diez años, a otras muchas piezas de nuestra colección o del convento de la Caridad, que nos ha permitido recuperar y restaurar dos grandes lienzos que han sido también una de las grandes aportaciones, a través del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, para la celebración del Año Murillo.

¿Cómo van las negociaciones con el Estado para la ampliación del museo de Bellas Artes de Sevilla?
Es un proyecto que desgraciadamente lo para el PP cuando llega al Gobierno de España. El PP castigó sistemáticamente a Andalucía en inversiones y financiación de manera general, pero en Cultura fue especialmente cruel. La reducción llegó hasta límites insospechados. El último año de Zapatero la inversión del Gobierno de España en Cultura en Andalucía era de 26 millones de euros. Y con el PP llegamos en 2014 a solo 4 millones. La media ha estado siempre por debajo de 10 millones de euros. Ahora hemos encontrado un Gobierno que tiene ganas de recuperar el tiempo perdido, que tiene un compromiso claro y evidente con la cultura, de hecho ha recuperado el Ministerio de Cultura con identidad propia. Y además una especial sensibilidad con Andalucía. Un ministro que conoce y quiere a Andalucía porque es andaluz, pero además porque sabe la muchísima cultura que hay en Andalucía y la potencialidad que tiene el desarrollo de una buena gestión cultural para generar actividad económica, aparte de preservar nuestro rico patrimonio.

¿Están avanzando entonces las negociaciones, hay alguna fecha concreta?
No, porque no hay Presupuestos para 2019. Nosotros animamos al PP a que apoye los presupuestos de 2019. Si los apoya, seguramente veremos la luz a muchos proyectos culturales que están atascados en Andalucía por el castigo y el abandono sistemático a los que nos sometió el PP.

Usted aboga por empezar de cero el proyecto del Auditorio de Málaga, pero el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre (PP), no está de acuerdo. ¿Cómo va a resolverse esta polémica?
La expresión "empezar de cero" hay que entenderla en sus justos términos. Nosotros entendemos que Málaga necesita un Auditorio y entendemos que el Gobierno del PP enterró el Auditorio y clausuró el consorcio en el que estábamos representadas las distintas Administraciones. Y el Ayuntamiento devolvió los suelos al puerto de Málaga. A día de hoy, lo único que tenemos es un proyecto arquitectónico, pero todo el procedimiento administrativo hay que volver a empezarlo de cero. Y creemos que esa es la línea. Nosotros hemos tendido la mano a las distintas administraciones para empezar ya, pero sabiendo que tenemos que recuperar el suelo, que tenemos que generar un ente jurídico para que todas las administraciones, ahora con la incorporación de la Diputación, podamos trabajar en pos de ese gran objetivo que tenemos que es el Auditorio. Y ahí nos hemos encontrado ahora la intención del alcalde, seguido del presidente de la Diputación, de retrasar sine die la negociación entre las distintas administraciones. Entendemos que este es un asunto que hay que sacarlo de la pelea política y ponerlo como elemento de interés general de Málaga.

¿Qué ha supuesto el Centro Lorca para Granada?
La recuperación simbólica de Lorca para Granada es un espaldarazo al desarrollo cultural de Granada. Es nuestro poeta más universal, y no es una palabra manida, no por mucho que es repetida deja de ser verdad. Lo que representa Lorca va a tener una importantísima ascendencia en el desarrollo cultural de Granada. Y desde luego ha sido un compromiso en el que todas las Administraciones, desde el Gobierno de España, pasando por el Ayuntamiento de Granada y la Diputación de Granada junto a la Junta de Andalucía, hemos conseguido algo que parecía muy difícil. No ha sido sin esfuerzo, pero ya está ahí. Y ahora tenemos la oportunidad y la obligación de sacarle el máximo rendimiento con una programación de calidad y excelencia en torno al legado de Lorca.

Parece que el nuevo sistema de venta de entradas de la Alhambra ha sido todo un éxito. ¿Cómo lo valora?
Como todo nuevo sistema, cada vez que nos enfrentamos a un cambio de modelo al principio hay sectores que no acaban de verlo. Pero su aplicación día a día demuestra que ha sido un acierto. Se han eliminado las colas, la reventa es mucho más complicada, con lo cual estamos haciendo una buena gestión de los recursos públicos, y al mismo tiempo estamos dando calidad y seguridad al visitante de la Alhambra. Creo que ha sido un acierto por parte del Patronato la puesta en marcha de este sistema de entradas nominativas, que permite un mayor disfrute de esta joya patrimonial de Andalucía.

¿Debe la Mezquita ser de titularidad pública?
Nosotros entendemos que la Mezquita es de todas y todos los cordobeses y las cordobesas, y por extensión, de todos los andaluces. Y entendemos que debería volver al estado en el que se encontraba antes de la inmatriculación. La ley que aprobó el PP es una auténtica barbaridad, que ha supuesto la desamortización de muchos fondos públicos. Y desde luego entendemos que esa ley nunca debió aprobarse. Ahora bien, desde el diálogo, desde la negociación, debemos buscar que la Mezquita vuelva a ser lo que era, un ente patrimonial, un bien cultural de todos los andaluces y todos los cordobeses.

Misión cumplida con Medina Azahara, que ya es Patrimonio de la Humanidad.
Esta ha sido una magnífica legislatura en cuanto a la conservación y difusión de nuestro patrimonio. Hemos invertido más de 50 millones de euros en actuaciones y hemos conseguido dos grandes hitos internacionales, dos declaraciones mundiales. En 2016, los Dólmenes de Antequera. Y ahora en 2018 Medina Azahara. Con lo cual, es una contestación de que el trabajo que se hace en Andalucía es un trabajo reconocido internacionalmente. Y que nuestro patrimonio, que es un elemento muy atractivo para la visita a Andalucía, goza de muy buena salud. Uno de cada tres turistas que vienen a Andalucía lo hacen por razones culturales, y buena parte de ello es por nuestro patrimonio y nuestra programación cultural.

El objetivo ahora es Itálica. ¿Qué perspectivas hay al respecto?
Ahora estamos trabajando en varias candidaturas. La que está más avanzada, porque ingresó antes en la lista indicativa, es la de Paisajes del Olivar. Y ahora recientemente también se ha incorporado Itálica, que es otro conjunto arqueológico de gestión y titularidad de la Junta que viene a poner de manifiesto que hacemos las cosas bien en la defensa de nuestro patrimonio.

Los datos reflejan un incremento del turismo cultural en Andalucía. ¿Es la cultura cada vez más, y no solo el turismo de sol y playa, una seña de identidad de la comunidad?
Es el segmento que año a año más crece dentro del turismo y el objetivo será que sea el primer segmento que tenga el turismo de Andalucía. En eso vamos a trabajar, en un turismo sostenible y cultural, que permita el disfrute de nuestro patrimonio. El futuro pasa por la cultura y por su industria. Tenemos que convertir la cultura en uno de los pilares básicos de nuestro modelo productivo.

¿Qué avances se han producido esta legislatura en lo que a artes escénicas se refiere?
Hemos empezado a trabajar el anteproyecto de ley de Artes Escénicas, que se ha quedado bastante avanzado y está también, como en el caso del cine, elaborado desde el primer minuto desde la colaboración y el diálogo con el sector. Hemos reforzado también las ayudas, aumentándolas en 2017 y 2018 un 10%. También hemos mejorado el presupuesto para el programa Enrédate, un programa que desde la Junta, en colaboración con más de 50 ayuntamientos, permite la presencia de las artes escénicas (danza, teatro y circo) por toda Andalucía.

¿Y en cuanto a la red de bibliotecas públicas?
El principal avance es el primer paso que hemos dado para la biblioteca pública de Andalucía, que actualmente compartía sede con la biblioteca provincial de Granada. Y en virtud del acuerdo con la Universidad y con la dirección general de Patrimonio de la Junta le hemos buscado un nuevo emplazamiento en el antiguo Hospital Civil de Granada, zona que se va a convertir en un gran eje cultural en la ciudad. Y hemos trabajado intensamente en la reivindicación del cumplimiento de los compromisos del Gobierno de España. Con el actual, por fin, hemos visto la luz. Empieza a trabajar en la biblioteca pública de Málaga, que lleva 25 años en sede provisional sostenida con fondos de la Junta. Más de 7 millones de euros en gastos de alquiler. Y ya han empezado los trabajos para hacer el proyecto de la biblioteca de Málaga y desatascar también la de Córdoba, que con un poco de suerte la veremos funcionando a lo largo de 2019. Proyectos que los gobiernos del PP mantuvieron olvidados o con estrategias de dilación para que nunca salieran adelante.

¿Cuál es su balance museístico?
Ha sido un año importantísimo en la creación de infraestructuras. Hemos abierto el museo Íbero de Jaén, el de Málaga en la antigua sede de la Aduana y el C3A en Córdoba. Y estamos trabajando en el segundo museo para Huelva, cuyas obras están a punto de comenzar este mes. Hemos dado un salto, pero seguimos pendientes de que el Gobierno de España actúe sobre sus edificios. El Gobierno anterior del PP paralizó todas sus intervenciones. El actual, y el ministro José Guirao, se ha comprometido en Sevilla a ampliar el Bellas Artes y a actuar de manera inmediata sobre el Aarqueológico, están ya en marcha las obras en el Arqueológico de Córdoba, que también estaban paralizadas por el anterior Gobierno, hemos reabierto el museo Arqueológico de Granada... Estamos empezando a trabajar en sintonía y con un horizonte compartido con el actual Gobierno de España.

¿En qué sentido ha trabajado la Consejería de Cultura para dar una mayor visibilidad a la mujer?
Ese es uno de los ejes fundamentales de la acción de la Consejería y de todo el Gobierno de Andalucía. Entendemos que no se puede desperdiciar el talento de más del 50% de la población. Además de una injusticia, sería un despilfarro absolutamente ininteligible. La mujer durante mucho tiempo ha sido o preterida u olvidada en la cultura y nosotros tenemos que recuperar a la mujer como protagonista y creadora de la cultura en el pasado, y darle el sitio que se merece en el presente. Esa es la línea y hay muchísimos ejemplos de lo que hacemos. Hemos puesto en marcha Letras Flamencas por la Igualdad, la programación que tiene el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo es paritaria entre hombres y mujeres, lo mismo ocurre con el C3A... toda la actividad de la Consejería de Cultura está atravesada por la perspectiva de género. Entendemos que solamente desde esa posición de combate contra los estereotipos de género la sociedad puede avanzar. Ese es un compromiso ineludible de la Consejería de Cultura, del Gobierno de Andalucía y de su presidenta.

¿Cuál es el proyecto que ha sacado adelante esta legislatura del que se siente especialmente orgulloso?
Una legislatura son muchos proyectos, muchas personas trabajando, muchas horas de desvelo, muchos hitos y algún que otro sinsabor. Pero si me plantea uno... Eso es como cuando uno le dice a una madre o a un padre a cuál de los hijos quiere más. Se quiere a todos por igual, pero si tengo que poner el foco sobre alguno es la llegada del legado Lorca a Andalucía. Creo que es un hito importantísimo, muchos años de trabajo que ven la luz en esta legislatura.

¿Y el primero que le gustaría acometer en caso de continuar el próximo mandato como consejero de Cultura?
El principal reto para la próxima legislatura es un impulso claro a la industria cultural para que esta sea dinamizadora de la economía y genere muchas oportunidades de empleo.

¿Qué tipo de cultura consume el consejero andaluz de Cultura?
Soy transversal. Consumo de todo, desde la música hasta la literatura, desde las artes plásticas a la ópera, desde el cine al teatro, el circo... Disfruto con todo, disfruto con la calidad y con el talento. Y aquí hay mucho.

¿Le ofende cuando desde fuera de la comunidad critican el acento andaluz?
Dice el refrán que ofende quien puede, no quien quiere. Pero aún así, creo que es necesario pedir un mayor respeto, una mirada mucho más sensible hacia Andalucía. En esta tierra se trabaja y mucho. Y nuestro acento es un acento rico, y que contribuye a mantener vivo el idioma español. Nuestro acento es un acento de vida, un acento de alegría, un acento de compromiso con el español y con España. Por eso cuando nos miran desde el prejuicio y desde el estereotipo del tópico molesta y hastía. Es el momento de decir ya está bien, ¡ya está bien!

Consulta aquí más noticias de Sevilla.