Su creador, Jan (Juan López Fernández), imaginó a Superlópez como un tipo normal y corriente, flacucho y con bigote, aficionado al fútbol, a los cafés con leche con cruasán y un trabajo como gris oficinista. Pero cuando se trataba de salir para hacer el bien, impartir justicia o ayudar a los más indefensos, López se enfundaba en un pijama, es decir, traje de superhéroe azul y echaba a volar raudo y veloz.

Así imaginó esta parodia de Superman nacido en las viñetas, en 1973. Procedía del lejano planeta Chitón y su nombre original era Jo-Con-Él en lugar de Kripton y llamarse Kal-El. Por su parte, la película dirigida por Javier Ruiz Caldera ha contado con el conocido actor, presentador y comediante malagueño Dani Rovira, para convertirse en el perfecto Superlópez, y López, cinematográfico.

Los guionistas, Borja Cobeaga y Diego San Juan, han centrado las múltiples aventuras de este superhéroe patrio, con más de 70 álbumes a sus espaldas, narrándonos sus orígenes, las relaciones con sus padres adoptivos en la Tierra y el descubrimiento de sus superpoderes, como la capacidad de volar, recurriendo a un humor blanco y lo menos ofensivo posible, pero efectivo. En la línea de Ocho apellidos vascos, de la que Dani Rovira fue uno de los protagonistas y tanto Cobeaga como San Juan guionistas de las dos entregas.

Faltaba poner a una villana de altura, interpretada por Maribel Verdú y su ejército de clones, también procedente de Chitón; y una trama amorosa que permitiera hacer entrar en escena a los otros dos personajes principales de los relatos de Superlópez, a su amada Luisa Lanas (Alexandra Jiménez) y a Jaime González (Julián López), su mejor amigo, jefe de la oficina y rival por el amor de Luisa.

La adaptación incluye varios homenajes, en sus escenas y en la misma música original, al clásico de Superman de 1978 con Christopher Reeve. Precisamente la enorme repercusión popular y en taquilla de aquella originó que los superhéroes se pusieran de moda. A remolque de ese éxito se realizó Supersonic Man, una producción española dirigida por Juan Piquer Simón y estrenada en 1979.

Supersonic Man (1979)

Su protagonista era un extraterrestre que se transformaba en superhéroe al pronunciar la frase "¡Que la fuerza de las galaxias sea conmigo!, mientras apretaba alguna de las teclas de su reloj digital Casio, modelo última generación de los 70. Y acciones como levantar una apisonadora para evitar que un coche colisionara con ella ya se consideraba una gran proeza.

Fue una película que dejaba mucho que desear, tanto en efectos especiales como en calidad artística o argumento, pero es la única muestra original de cine de superhéroes españoles, hasta la llegada de Superlópez. En cambio, si hablamos de auténticos fenómenos en taquilla de adaptaciones de cómics nuestros con personajes de carne y hueso tenemos La gran aventura de Mortadelo y Filemón (2003) de Javier Fesser.

El cómico Pepe Viyuela interpretó a Filemón y Benito Pocino era el doble perfecto de su compañero Mortadelo. Recaudó 22,8 millones de euros en nuestros cines hace 15 años y vendió casi 5 millones de entradas. Es la séptima producción española más vista en nuestros cines por número de espectadores.

Superlópez, que se estrena en este viernes 23 de noviembre, ha costado 7,3 millones de euros y también se dispone a volar alto en taquilla. Al menos el personaje seguro que lo hará en el cielo de la gran pantalla. Le bastará con poner los dedos de la mano en forma de cuernos para levantarse del suelo y desafiar las leyes de la gravedad.

De Zipi y Zape al Capitán Trueno

La gran aventura de Mortadelo y Filemón dio lugar, cinco años después, a una segunda entrega, Misión salvar la Tierra (2008), dirigida por Miguel Bardem y con Edu Soto, en lugar de Benito Pocino, encarnando a Mortadelo. Tuvo éxito, pero su repercusión fue mucho menor. Ingresó 7,7 millones de euros.

De las historietas nacidas o impulsadas por la Editoral Bruguera, los populares y traviesos mellizos Zipi y Zape también han conocido varias adaptaciones con personajes de carne y hueso. La primera se remonta a 1981 con Las aventuras de Zipi y Zape dirigida por Enrique Guevara; y mucho más recientes son Zipi y Zape y el club de la cánica (2013) y Zipi y Zape y la isla del Capitán (2016).

Zipi y Zape y el club de la canica

El mismo director de Superlópez, Javier Ruiz Caldera, director de Spanish Movie o Tres bodas de más, tuvo su incursión en las adaptaciones de célebres personajes de tebeo con Anacleto: Agente secreto, protagonizada por Imanol Arias y Quim Gutiérrez interpretando a su hijo.

Las historietas del popular semanario El Jueves también han inspirado al cine. Dos de las creadas por Ivà (Ramón Tosas Fuentes) tuvieron adaptaciones, Historias de la puta mili (1993) con Juan Echanove dando vida al sargento Arensivia; y las de Makinavaja, el último choriso (1992) y ¡Semos peligrosos! (uséase Makinavaja 2), ambas con el actor y humorista Andrés Pajares interpretando a su delincuente protagonista, mitad buscavidas, mitad filósofo.

En la parte opuesta, estrenadas con pésimas críticas y peores recaudaciones, El caballero del antifaz (2010) fue una adaptación de El guerrero del antifaz, y al año siguiente Capitán Trueno y el Santo Grial (2001) con Sergio Peris-Mencheta (que interpretará al villano de la quinta entrega de Rambo) encarnando al famoso caballero de a finales del siglo XII creado por Víctor Mora Pujadas junto con el dibujante Miguel Ambrosio Zaragoza.

(Imágenes texto: 'Supersonic Man ®Archivo y 'Zipi y Zape y el club de la canica' ®Zeta Cinema / Antena 3 Films)