Tostada de chirimoya y nueces
Tostada de chirimoya y nueces EMMA GARCÍA

Es evidente que la tostada de aguacate (sobre todo si lleva un huevo escalfado y semillas de chía) es la más moderna, la más fotografiada y la más popular en los desayunos sanos, energéticos y nutritivos de los últimos tiempos. Sobre todo en Instagram.

Pero por mucho que nos guste el aguacate -y lo bonito que quede en las fotos- en el mundo real ocurre una cosa: no siempre tenemos aguacates buenos y a buen precio, así que no está de más pensar en alternativas.

Desayunar sano es importante, claro. Pero hay vida más allá de la tostada de aguacate que, por otro lado, igual también te acaba cansando. Así que aquí hemos recopilado cinco alternativas tan ricas y sanas como el aguacate para que desayunes bien con una rebanada de pan. A ser posible integral y bueno, por cierto.

Chirimoya

Puede sonar raro para algunos, pero la chirimoya es esa fruta un poco rara que siempre ha estado en temporada en las tiendas pero a la que la mayoría nunca ha hecho demasiado caso. Y es una pena porque si tiene un buen punto (ni verde, ni demasiado madura) el sabor es muy bueno, y aunque tiene bastantes huesos, sacar la carne y usarla para untar una tostada es una gran idea. Es cremosa y además podemos añadir otros trozos de fruta o frutos secos por encima.

Paté vegetal

Los patés vegetales son una sana alternativa al paté convencional y además están buenísimos. Para hacer un paté vegetal sólo tenemos que triturar 200 gramos de legumbres (por ejemplo alubias blancas) con 100 gramos de algún fruto seco (como anacardos), el zumo de medio limón, una cucharada de tahini, un poco de sal, pimienta y ajo en polvo. También podemos añadir otro ingrediente como tomates secos. Aguanta perfectamente una semana en el frigorífico.

Hummus

A estas alturas la receta de hummus ya no es ningún misterio. Se prepara en un momento, tendremos para varios días y además si nos ponemos originales podemos hacer versiones como hummus de remolacha , de zanahoria o incluso atrevernos con uno de chocolate.

Queso batido con mermelada casera

La mermelada casera no es mala de vez en cuando si controlamos la cantidad de acúzar que le ponemos. Si la mezclamos con queso fresco le aportaremos además algo de textura y un sabor muy rico. Tan fácil como remover con un tenedor nuestra mermelada con el queso fresco y untar la mezcla en la tostada.

Huevos revueltos

Un clásico que siempre funciona, sobre todo ahora que hemos dejado de demonizar a los huevos y culparlos de todas las enfermedades cardiovasculares del planeta. Si usamos poco aceite podemos tomar un par de huevos revueltos sobre nuestra tostada para desayunar sin problemas y empezar la mañana con energía.