Ione Belarra, diputada de Podemos
Ione Belarra, portavoz adjunta de Unidos Podemos en el Congreso. CONGRESO/Archivo

Ione Belarra, portavoz adjunta de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados, ha declarado que aún no dan por cerrado el acuerdo entre PP y PSOE para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y ha asegurado que mantienen las negociaciones para que el cargo de presidenta del órgano recaiga en una mujer.

"Hasta que no se cierre y se pone el papel sobre la mesa no se puede dar ningún acuerdo por cerrado, seguimos hablando", ha dicho Belarra tras asegurar que no están en fase de anunciar nombres, sino de intentar que el CGPJ tenga una mujer en la Presidencia y asegurar que los vocales entran por razones de mérito y capacidad y no de "simpatía con determinadas opciones", ha dicho.

Belarra ha respondido así en rueda de prensa en el Congreso al ser preguntada por la posible elección del magistrado Manuel Marchena como presidente o la entrada de la jueza Victoria Rosell —exdiputada de Podemos y propuesta por Jueces para la Democracia— como vocal en el nuevo CGPJ.

Una posibilidad para Victoria Rosell

El Congreso y el Senado han diseñado este martes sus calendarios para renovar en plazo el órgano de gobierno de los jueces, de manera que la Cámara Baja elegirá a sus diez candidatos el jueves 22 de noviembre, en tanto que el Senado posiblemente lo haga en un pleno extraordinario el lunes 3 de diciembre, un día antes de que el actual CGPJ cumpla su mandato.

Una vez que PP y PSOE han pactado los ocho candidatos del turno de juristas de reconocida competencia que corresponde proponer a los grupos parlamentarios, solo queda completar la relación de los otros 12 de extracción judicial, procedentes de la lista de 51 jueces y magistrados avalados por las asociaciones profesionales o por compañeros de carreras.

En ese cupo es en el que podría entrar Victoria Rosell, aunque Belarra no ha querido detallar si ese fue uno de los asuntos que abordaron el pasado lunes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, cuando se reunieron en Moncloa.

Podemos insiste en que el nombre de Rosell no es una propuesta directa suya porque lo que han puesto sobre la mesa es que el CGPJ esté presidido por una mujer y que el sistema facilite el paso de un sistema "presidencialista" como ha sido durante el mandato del presidente Carlos Lesmes a uno "más colegiado", en el que pesen más el mérito y la capacidad.

El juez Marchena no agrada a UP

"Evidentemente, Marchena no nos gusta", ha dicho tras recordar que fue el magistrado que "no quiso imputar a Pablo Casado" por su máster cuando había otras compañeras que hicieron el mismo curso que fueron imputadas por otro juez.

Asimismo, ha reconocido que "no les gusta" el sistema de elección actual en el los partidos intervienen para escoger a los vocales y que preferiría una elección "directa" de los ciudadanos, pero asume que "ahora mismo" es la fórmula que hay para poder conseguir un consejo progresista y defiende que está claro que Podemos ha apostado siempre por la independencia de la Justicia.

De esta forma, ha reiterado su compromiso "innegable" con la regeneración y ha dicho que "los ciudadanos pueden estar tranquilos" porque su tarea siempre ha estado enfocada en la propuesta para acabar con la reforma impulsada por Alberto Ruiz Gallardón en 2013, iniciativa que está pendiente de su aprobación en el Senado.