Esta iniciativa pretende "impulsar el movimiento cultural de la ciudadanía que se inspira en nuestros barrios como marcos escenarios de inquietudes artísticas", según señala en un comunicado el delegado del Distrito Sur, Joaquín Castillo (PSOE).

La designación del ganador procede de un jurado compuesto por un crítico de arte, un representante de la Universidad Pablo de Olavide y otro de la Universidad de Sevilla, un representante del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS), y el propio delegado del Distrito Sur además de la directora, Trinidad Camacho.

El primer premio de este certamen tiene una asignación de 2.500 euros, mientras que el segundo alcanza los 600 euros, y fue concedido a Gonzalo Rodríguez. De las obras presentadas, el jurado realizó previamente una preselección que ha permanecido expuesta en el espacio ciudadano Los Alambres.

Además, este premio destaca la figura de Alfonso Grosso Sánchez, un importante pintor español, formado en la Escuela de Bellas Artes de Sevilla y discípulo de José García Ramos y Gonzalo Bilbao. Centró siempre su actividad en temas costumbristas, religiosos y retratos. Abundan en su obra personajes populares andaluces, como bailaoras, toreros, gitanos y cantaoras.

Otro de sus temas preferidos fue el interior de edificios religiosos, sobre todo conventos de clausura. A partir de 1920 fue cuando penetró en el campo del retrato. De esa fecha es el que realizó a su madre.

Fue nombrado profesor de la Escuela de Bellas Artes de Sevilla en 1940, donde obtuvo la Cátedra de Colorido y Composición. Fue también director del Museo de Bellas Artes de Sevilla y académico de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría. Su obra se calcula en unos 2.000 lienzos. Realizó diferentes exposiciones tanto en España como en Buenos Aires y Nueva York.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.