Según han informado fuentes policiales, los hechos ocurrieron en la madrugada del lunes, cuando una dotación del 092 se desplazó hasta la calle Médico José Mato, al tener conocimiento de que un chico estaba haciendo pintadas en una pared.

Una vez en el lugar, el joven explicó a los policías que estaba escribiendo frases románticas dedicadas a una chica que vive en esa zona. Los agentes le dieron de tiempo hasta las 6,00 horas de la mañana para que borrase las pintadas y devolviera el muro a su estado original, con la advertencia de que, si no lo hacía, sería denunciado.

Sobre las 4,40 horas, una dotación policial volvió a pasar por ese punto y comprobó que el chico no solo había borrado los grafitis y había pintado la pared de blanco, sino que la había dejado "aún mejor de lo que estaba", por lo que no se interpuso denuncia contra él.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.